El IB-Salut, ante la avalancha de contagios de la covid-19, ha decidido suspender o modificar las vacaciones al personal sanitario de primera línea con la finalidad de “asegurar y garantizar en todo momento la asistencia sanitaria a la población”. Por ello apuntan en una nota interna de recursos humanos del servei de Salut que “en estos momentos es prioritario contar con el mayor número de efectivos posible” en hospitales y centros de salud.

La suspensión de vacaciones al personal sanitario está directamente ligada a la espectacular evolución ascendente del virus en los últimos días. Baleares superó ayer su récord de contagios de covid desde que empezó la pandemia: 795 casos en un día. Después de haber notificado el miércoles 660 casos en un día, las islas superaron el umbral de los 700 casos y alcanzaron los 795 positivos en 24 horas, unas cotas que sólo se habían alcanzado en lo peor de la pandemia en las islas, durante la tercera ola del coronavirus el pasado mes de enero. El récord estaba fijado en los 757 casos comunicados el pasado once de enero, días antes de que el Govern decidiera el cierre tanto de interiores como exteriores de bares y restaurantes o centros comerciales, en el momento de mayores restricciones después del confinamiento de marzo y abril.

El IB-Salut, para evitar perjuicios al personal sanitarios que se deberá quedar sin vacaciones de verano, ofrece la posibilidad de anular o modificar sus vacaciones estivales programadas de forma voluntaria y quien acceda dispondrá de un día adicional de vacaciones. Asimismo, el IB-Salut apunta que si la medida voluntaria no consigue contar con el personal sanitario necesario para cubrir la asistencia a la población, se suspenderán las vacaciones del personal eventual o que realiza substituciones, ya que “podrán disfrutar de sus vacaciones cuando finalice su contrato”.

La nota interna del IB-Salut ordena a las diferentes gerencias de los hospitales de Balears, así como a las áreas de Atención Primaria que inicie el proceso de suspensión o modificación de vacaciones de su personal. También recuerda que esta drástica medida solo afectará al personal que se considere necesario para garantizar la continuidad asistencial y que debe prevalecer la voluntariedad.