El porcentaje de población en riesgo de pobreza o exclusión social en Balears se sitúa en el 22%, es decir, 260.000 ciudadanos, según la Encuesta de Condiciones de Vida de 2020 publicada este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que recoge cifras de 2019, antes de la pandemia de la covid.

Mientras tanto, el 31,7% de la población de las islas no puede permitirse irse de vacaciones fuera de casa una semana y el 36,6% no puede afrontar gastos imprevistos. Además, el 13,1% tiene problemas para el pago de la vivienda principal o con el abono de las compras a plazo y el 9% encuentra muchas dificultades para llegar a fin de mes.

Balears es la comunidad española donde más se ha incrementado la tasa AROPE (At risk of poverty and/or exclusion), el indicador europeo más relevante para medir la pobreza y la exclusión social, es decir, el porcentaje de población en situación de carencia material severa.

Se considera que una persona está en situación de carencia material severa si vive en un hogar que no puede hacer frente a cuatro de los nueve elementos de una lista que contiene, además de los ya mencionados, la imposibilidad de afrontar gastos imprevistos por valor de 750 euros, irse de vacaciones una semana al año, disponer de un automóvil, teléfono, televisor o lavadora.

Así, la tasa AROPE ha pasado en las islas del 15% al 22%, lo que significa que más de 260.000 se encuentran en riesgo de pobreza y exclusión social, es decir, 80.000 más. El estudio además recoge que los ingresos medios por persona en Balears el año pasado fueron 12.658 euros, 366 más que la media española de 12.292 euros.

Aunque la encuesta no tiene en cuenta los efectos de la covid-19 porque los datos hacen referencia a 2019, el INE también pregunta por cuestiones que describen la situación económica de 2020 y permiten comprobar el efecto de la pandemia en la situación económica de los hogares. Así, publica además un módulo sobre endeudamiento y ahorro.

EAPN Balears considera preocupantes los datos

La red EAPN-Illes Balears, que trabaja y lucha contra la pobreza y la exclusión social en las islas, ante los datos ofrecidos por el INE que sitúan al archipiélago como la región española donde más se incrementa la tasa AROPE, el indicador europeo más relevante para medir la pobreza y la exclusión social, reclamó activar las medidas incluidas en la Estrategia Nacional de Prevención y Lucha contra la Pobreza (garantía de ingresos, redistribución de la riqueza, educación inclusiva, políticas activas de ocupación, acceso a derechos…) para afrontar con efectividad la elevada tasa AROPE, así como que se tenga en cuenta la excepcionalidad de la crisis de la covid-19 y el impacto social que está provocando.

Desde EAPN aseguran además que tanto el Estado español como también las islas fallaron en el cumplimiento de los objetivos comprometidos de reducción la pobreza y que, por tanto, se inicia un nuevo marco internacional determinado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que obliga a reducir los altos índices pobreza.