Las piscinas municipales exteriores de Son Hugo reabrirán sus puertas al público el próximo lunes 26 de julio después de estar más de cuatro años cerradas. A través de una remodelación integral, con un gasto de 3,5 millones de euros, el complejo deportivo pone fin a una reforma que se anunció el día 3 de marzo de 2017, pero que se fue retrasando por la falta de financiación y por el hecho de que la primera licitación de obras resultó desierta, lo que atrasó tanto el inicio de los trabajos como su finalización.

En este sentido, el atraso provocó que algunos clubes de natación tuvieran que buscar otros espacios para sus entrenamientos, así como que diferentes campeonatos se llevaran a cabo en otras instalaciones. Así, según informó ayer Cort, las personas abonadas y usuarias del Instituto Municipal del Deporte podrán hacer uso de las piscinas interiores y exteriores a partir del 26 de julio, así como del gimnasio de Son Hugo.

Los horarios serán de lunes a viernes de 8.00 a 22.00 horas, los sábados, de 8.00 a 21.30 horas, y los domingos y festivos, de 8.00 a 14.30 horas. Por lo que respecta a las actividades del centro, está previsto que se reinicien a partir de septiembre. Como novedad, a partir de este mes los adultos podrán participar en el Programa de actividades dirigidas del IME.

De esta manera, se amplía la oferta de clases dirigidas y de las instalaciones con un programa flexible que ya se está desarrollando en los centros de Son Moix, Germans Escalas y Estel.

Con esta reforma, indicaron desde el Ayuntamiento, las piscinas exteriores se podrán disfrutar durante todo el año, ofreciendo así espacios alternativos y posibilitando los entrenamientos en piscinas de 50 metros. También se activará el fondo móvil de la piscina interior para que sea «más funcional y versátil».

La inversión de la obra, destinada a la reparación, adecuación y reforma de las instalaciones de producción de calor, así como a la perforación de sondeos, el conducto de aspiración exterior y el aprovechamiento de aguas subterráneas, ha supuesto más de 3,5 millones de euros. Una obra con la que se alcanzan «importantes metas de sostenibilidad», destacó Cort.

En este sentido, se ha logrado el aumento de la eficiencia técnica de la instalación, con una reducción de 469 toneladas de emisiones de CO2 al entorno y un ahorro del coste energético valorado en 120.000 euros. Para ello se han incorporado sistemas de energías renovables -como calderas de biomasa de policombustible- que utilizan fragmentos de poda forestal como combustible.

Además, se han instalado bombas de calor geotérmicas, que utilizan el agua de los pozos a nivel freático, así como dos deshumidificadores de alta eficiencia para la renovación del aire y dos calderas de gas de condensación con un circuito de baja temperatura.

Desde el Ayuntamiento recordaron que el proyecto de mejora contaba con dos fases. La primera finalizó en abril de 2018 con la instalación de 370 placas fotovoltaicas para el autoconsumo. Con ellas, se consiguió una notable reducción de las emisiones de CO2 al medio ambiente y un «importante» ahorro económico a través de medidas sostenibles. Finalmente, Son Hugo reabrirá sus instalaciones el 26 de julio.