Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
José María Campuzano CEO de IPM Group - STP Shipyard Palma

«La reparación de yates aporta 300 millones anuales a la economía balear de forma directa»

«Solicitamos a la APB una prórroga de nueve años. Nos preocupa conseguirla porque hemos hecho inversiones muy fuertes»

José María Campuzano, responsable de STP.

La reparación de yates de grandes esloras en Palma ha ido evolucionando de manera importante. ¿Cuál fue el punto de inflexión y qué factores han favorecido su desarrollo?

Empieza a despegar a partir de 2008. Cuando la Autoritat Portuària de Balears (APB) saca a concurso un área de reparación dentro del Moll Vell, STP se presentó con una propuesta ambiciosa que englobaba unas inversiones muy importantes en infraestructuras, instalaciones y maquinaria y con unas mejoras cuantitativas y cualitativas que poco a poco, y a lo largo de este tiempo, han permitido desarrollar de forma óptima la actividad de reparación. A día de hoy Palma posee una industria puntera que se ha convertido en un referente mundial.

¿Cómo se traduce la importancia de este modelo en datos socioeconómicos?

En un incremento de las empresas reparadoras. En el 2008 no llegaban a 180 y ahora están censadas más de 670. También en un aumento de profesionales, técnicos y trabajadores. Ahora rondamos los 3.000 empleados. Y en un incremento también de los metros cuadrados de reparación, que se han triplicado en 15 años.

2020 ha sido un año muy complicado, ¿cuál es el balance que hacen desde STP y cuántos yates se han podido atender?

La facturación ha bajado en torno a un 18% o un 20%, los movimientos de travelift un 27% o 28%, los barcos reparados entre un 21% y un 22%, pero hay que resaltar un matiz, los barcos que tienen su base aquí son más pequeños que los que vienen de fuera a reparar, con lo cual no se puede medir por número de barcos porque la cantidad de reparación que comprende un barco pequeño siempre es muy inferior a la de uno grande, por cada metro cuadrado más de eslora hay mayor reparación que llevar a cabo y, por tanto, la incidencia ha sido en los barcos de eslora grande. No obstante, es un sector que ha aguantado bastante la crisis y, pese a la merma, se ha mantenido con cierta actividad.

"Cada empleo directo que generamos origina seis indirectos y tres inducidos"

decoration

¿Y cuál es la situación actual?

Ahora viene el periodo estival, que se para mucho porque nuestra actividad se desarrolla fundamentalmente en invierno, pero ya hay muchas más reservas que el año pasado para después de verano. Estamos por debajo de 2019, pero esperanzados en que poco a poco se recupere la normalidad.

¿Hasta qué punto el sector de la reparación de yates es un dinamizador de la economía?

Supone para el PIB balear unos 300 millones de euros de facturación directa, sin contar con la indirecta o inducida, que tiene un efecto desestacionalizador impresionante, ya que trae mucho turismo en invierno y con un alto nivel adquisitivo. Vienen operarios que están trabajando, técnicos, armadores, capitanes, tripulantes que se hospedan en hoteles o apartamentos, que consumen aquí y van a restaurantes, que alquilan coches y compran en comercios de Palma. Por eso la industria reparadora es una actividad estratégica, porque sin duda complementa el turismo principal. La locomotora diríamos que es la reparación, pero detrás arrastra a otros vagones e industrias como la de tapicerías, toldos, electricidad o aires acondicionados.

¿Cuál es el efecto multiplicador del sector de reparación de barcos y cuántos empleados se encuentran trabajando en STP?

Es como un generador de contratación porque por cada empleo directo que se produce en STP, como mínimo, se originan seis indirectos y tres inducidos. De hecho aquí, por cada 100 metros cuadrados que se han habilitado nuevos de reparación ha habido 12,6 accesos de trabajo y 2,6 empresas se han dado de alta. En STP, hay unas 70 personas trabajando entre equipo directivo, administración, equipo comercial y marketing y seguridad.

"El sector ha aguantado bastante bien la crisis, pese a la caída de entre el 18 y el 20%"

decoration

¿La relación entre náutica y sostenibilidad ambiental es compatible?

Es una actividad que no genera un impacto negativo paisajístico, ni acústico, ni medioambiental. No obstante, cada vez estamos adoptando muchas más medidas para reducir la contaminación marítima como por ejemplo bajando la emisión de CO2, poniendo placas solares, una desaladora y dotando al perímetro de un mayor drenaje para canalizar los desperdicios hacia un depósito evitando así que vayan al mar.

Tanto STP como Astilleros de Mallorca llevan más de un año a la espera de que la APB resuelva la renovación de su concesión. ¿Se vislumbra ya alguna resolución?

En el caso de STP lo que hemos propuesto es una prórroga del área técnica para seguir trabajando en este sector y en el segmento de barco que manejamos y un poco de crecimiento. Esa prórroga es de nueve años, que supone el 50% del plazo inicial. Nuestra actividad es para barcos de hasta 65 metros con un travelift de 1.000 toneladas. Es donde el industrial se ha podido desarrollar y lo que ha permitido que, en definitiva, sea una industria puntera. Nos preocupa por tanto poder conseguirla porque hemos hecho inversiones muy fuertes, y aún faltan por hacer, pero necesitamos ese tiempo para amortizarlas y mantener el nivel.

Compartir el artículo

stats