Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Juan Pedro Yllanes Vicepresidente del Govern y conseller de Transición Energética

«Podemos no ha sido tan crítico en el Govern porque sobraba ruido»

Con un papel discreto como vicepresidente durante los primeros dos años de Govern, el magistrado en excedencia y número uno de Podemos defiende su papel en el Ejecutivo y resta importancia a las fricciones con la justicia

El vicepresidente Yllanes en su despacho en la conselleria de Transición Energética.

El vicepresidente Yllanes en su despacho en la conselleria de Transición Energética.

Después de la decisión judicial sobre el confinamiento de los estudiantes vinculados al macrobrote, ha habido tensión entre Govern y judicatura. ¿Los jueces aceptan mal las críticas?

Los jueces siempre han aceptado mal la crítica y lo digo por experiencia, pero si es una crítica por motivos personales, pero en el caso del Govern discrepamos estrictamente de la resolución. El Govern acató la resolución, pero creemos que la decisión de la directora general de Salud era la respuesta idónea ante el problema que nos encontrábamos y que estaba ajustada a derecho. Las decisiones judiciales pueden ser criticadas y el Govern debe poder mostrar su disconformidad con las decisiones del poder judicial.

No es el primer varapalo judicial que se lleva el Govern en la pandemia. Hace poco más de un mes el Supremo tumbaba el toque de queda y la limitación de personas en reuniones sociales y familiares. ¿Alguien debería asumir alguna responsabilidad?

La preocupación del Govern ha sido desde el primer momento sanitaria, salvar vidas, evitar el colapso de los servicios sanitarios y poder reactivar la economía. Teníamos claro que existía la posibilidad de que la fiscalía se opusiera a esas medidas que afectaban a derechos fundamentales y que los tribunales pudieran fallar en un sentido contrario. Todo esto forma parte del contrapeso de los poderes y no veo la necesidad de que nadie asuma responsabilidades personales, cuando además la responsabilidad es colegiada en el Consell de Govern.

Se han cumplido dos años de la entrada de Podemos en el Govern. Muchas voces dicen que no se nota y les acusan de ser muy dóciles con Armengol.

Podemos ha estado trabajando durante dos años en unión con el Govern para resolver el problema que es la pandemia y que nos cayó prácticamente desde que empezó la legislatura.

Sin embargo, Podemos sí que hace ruido en el gobierno de coalición de Pedro Sánchez.

Sinceramente creo que no es una cuestión de hacer ruido, que no lleva a nada, sino de trabajar. Asumimos que no hemos sido tan críticos dentro del Govern como se podía esperar de nosotros, pero el momento exigía consenso. Durante un año y medio en el que nos hemos enfrentado a una crisis sanitaria global y hemos tratado de salvar el mayor número de vidas, lo que hacía falta era empujar todos en la misma dirección y el ruido sobraba.

¿Funciona mejor el pacto con Armengol que con Sánchez?

El Pacto en Balears está funcionando y funciona perfectamente. Hay un compromiso de lealtad por parte de Podemos, especialmente en esta situación. Mi percepción es que también se ha producido en el Gobierno nacional. Especialmente en contraposición con el PP, que solamente ha puesto palos en las ruedas.

«Podemos no ha sido tan crítico en el Govern porque sobraba ruido»

Més dice que es necesario revisar los Acuerdos de Bellver.

Nos podemos sentar ante la petición de Més y revisar la hoja de ruta para despegar los próximos años. Los Acuerdos de Bellver no son un documento grabado en piedra y hay que adaptarlos a las circunstancias que han cambiado en Balears.

Oposición y sector turístico cargaron contra usted por sus declaraciones diciendo que era buena noticia no volver a cifras de turistas de antes de la covid.

Mis declaraciones están en sintonía con responsables del PP o grandes hoteleros. Tenemos que hacer un replanteamiento serio de nuestro modelo económico, el Govern declaró la emergencia climática y necesitamos un modelo que sea sostenible.

«He recibido ya la respuesta de la ministra para concretar la prohibición de nuevos diésel en 2025»

decoration

Salimos de la pandemia como entramos, dependiendo casi en exclusiva del turismo. ¿Qué hay de la diversificación en Balears?

Tenemos que tener presente en qué circunstancias nos encontramos. Discutir que el principal motor económico de Balears sería una ingenuidad y el turismo siempre será esencial para garantizar la calidad de vida de los ciudadanos, pero hay que replantear nuestro modelo. La tarea que hacemos es reforzar al sector primario, que había quedado olvidado, y hacer apuestas muy clara por nuevos nichos, como energías renovables o la innovación. En eso serán clave los fondos europeos.

¿Qué proyectos tiene para esos fondos encima de la mesa?

Es un tema de colaboración público-privada. Próximamente tendremos visita de la secretaria de Estado de Energía que nos dirá qué proyectos privados hay que puedan ser de interés estratégico para Balears. También tenemos 230 millones para el proyecto Islas 100% Renovables, que irán a transición de las fuentes de energía y de una movilidad limpia.

¿Recibirá fondos la planta de hidrógeno verde de Lloseta?

La planta de Lloseta ya ha recibido una subvención de la Unión Europea. El Govern, ante la petición que hicieron las empresas privadas que impulsan el proyecto, Enagas y Acciona, envió una carta a Europa diciendo que apoyaba su puesta en marcha. Queremos que a finales de año sea la primera planta de producción de hidrógeno verde de toda Europa.

Balears ha puesto el acelerador con la puesta en marcha de nuevos parques fotovoltaicos, pero ¿es realista hablar de un 25% de renovables en 2023?

Es el compromiso y los programas de solarización que están en marcha nos permiten ser optimistas. Cuando nos hicimos cargo de la Conselleria, Balears estaba muy alejada y lo que queremos hacer aprovechando la llegada de los fondos es subirnos al furgón donde están el resto de comunidades. No podemos estar a la cola.

Con Son Bonet se ha abierto un debate que ya es recurrente: ¿cómo se compagina el desarrollo de nuevos parques fotovoltaicos y la protección del territorio?

Hay que proteger el territorio, pero no podemos olvidar que estamos en la zona cero del cambio climático y tenemos que reducir las emisiones e impulsar las renovables. Nuestra prioridad es la solarización de espacios públicos, techos, aparcamientos, suelos urbanos o urbanizables. El cálculo que tenemos en la Conselleria es que solo habrá que ocupar un 1% del suelo rústico para llegar a la soberanía energética de Balears.

La central de es Murterar ha cerrado sus primeras líneas y ya sólo sirve de apoyo al resto de la red. ¿Para cuándo su cierre?

Seguimos con la implantación de renovables para prescindir de todas las centrales que funcionan con combustibles sólidos. Después del cierre de las líneas más contaminantes, la que menos nos preocupa es la de es Murterar. Las centrales térmicas deben quedar sólo como refuerzo ante una situación indeseable e improbable.

«Me arrepentí al minuto, no del contenido sino del exceso verbal, al llamar panda de corruptos al PP»

decoration

Ya le ha escrito a la vicepresidenta Ribera para que autorice el veto balear a los nuevos diésel en 2025. Sin embargo, públicamente la vicepresidenta no se ha comprometido a ello y el sector no cuenta en estos momentos con ello. ¿Tiene su compromiso?

Con una ley que llevaba poco tiempo en vigor, la ministra manifestó su reserva a abrir tan pronto ese debate, pero le puedo decir que ya hemos recibido respuesta a la carta para concretar el proyecto de prohibición del diésel de 2025. Será una realidad.

¿Balears está preparada en cuanto a infraestructura para el avance del coche eléctrico?

Tenemos 560 puntos de recarga en la red pública y el objetivo es llegar a final de año a 1.000, más la red privada. Eso garantiza que cualquier vehículo eléctrico pueda circular con tranquilidad por Balears. Además estamos en sintonía con los fabricantes.

Podemos en el Gobierno y la factura de la luz subiendo.

Pagamos las consecuencias de las políticas energéticas del PP, que favoreció a las grandes eléctricas por sus puertas giratorias, como aquel impuesto al sol. Podemos ha dicho muy claro que hay que buscar mecanismos para que la electricidad no sea un bien de mercado, sino de primera necesidad y en eso está el Gobierno.

«El Govern debe poder mostrar su disconformidad con las decisiones del poder judicial»

decoration

Cuando el PP le preguntó por ello, llamó a sus diputados «panda de corruptos». ¿Se excedió?

No sólo se me preguntó por eso sino que se expresaron opiniones que no tenían que ver. Yo di respuesta, expliqué las medidas, recordé al ministro Soria y me acordé que el PP es el partido más corrupto del país y en un exceso verbal del que me arrepentí al minuto, no del contenido sino del exceso verbal, les llamé panda de corruptos. Podría haberles dicho partido enormemente corrupto.

¿Va a comer menos carne?

Soy consumidor poco habitual de carne, como mucha verdura y prefiero el pescado, así que seguiré consumiendo la poca carne que consumo, pero que haya que consumir menos carne está en la Agenda 2050 presentada por el presidente Pedro Sánchez.

Compartir el artículo

stats