Son Rullan y Antoni Maura, galardonados con el RetoTech

Ambos institutos se hacen con los premios que entrega la Fundación Endesa a través de proyectos innovadores

Los alumnos de los centros galardonados.  | CAIB

Los alumnos de los centros galardonados. | CAIB / a.m. palma

Andrés Martínez

Los institutos de Son Rullan y Antoni Maura se hicieron con los premios RetoTech a través de los proyectos Basura inteligente y ¡Jugemos todos! Así, el conseller de Educación y Formación Profesional, Martí March, y el director general de la Fundación Endesa, Javier Blanco, entregaron los galardones correspondientes a la VI edición. Este curso fue el primero en el que Balears participó en la iniciativa, con un total de 16 centros de Secundaria.

En el marco de la convocatoria, cada centro recibió una impresora 3D y material de robótica por clase, además del acceso a la plataforma de recursos y material. El profesorado participante en el programa hizo 60 horas de formación en robótica, impresión 3D y aplicaciones móviles.

RetoTech es una iniciativa de la Fundación Endesa que tiene como finalidad contribuir e impulsar proyectos educativos innovadores que transformen la formación de los jóvenes. Actualmente participan en el programa centros de Madrid, Aragón, Andalucía, Extremadura, Cataluña y Balears.

El proyecto se desarrolló durante todo el curso escolar en tres etapas. Por un lado, la formación en innovaciones educativas que el profesorado encargado recibió de parte del equipo de RetoTech. En segundo lugar, el trabajo en el aula de los retos planteados, que implicó directamente los alumnos y en el que el proyecto fue tomando forma. Finalmente, la preparación del proyecto final.

Todos los trabajos se expusieron a final de curso en los Festivales RetoTech Fundación Endesa, donde se anunciaron, además, los 10 ganadores, seleccionados en función de su originalidad, justificación y dimensión estética.

Por un lado, el proyecto Basura inteligente, del IES Son Rullan, se elaboró por un equipo integrado por siete alumnos y dos docentes con el objetivo de mejorar el reciclaje en el instituto, además de enseñar a reciclar a partir de una aplicación de móvil. Por otro lado, el proyecto ¡Juguemos todos!, del Antoni Maura, buscó garantizar el acceso a los juegos de la Ludoteca que el centro va a poner en marcha el próximo curso, teniendo en cuenta al alumnado con dificultades motóricas y de habla.