Aunque el Govern informó de forma oficial a las tres y media de la tarde del pasado jueves, una vez que ya había partido el barco burbuja con destino a Valencia, de que en el hotel puente Bellver no quedaba ningún estudiante no positivo que hubiera seguido su recomendación de cumplir los diez días de aislamiento en el establecimiento, lo cierto es que cinco horas después tuvo que desdecirse e informar de que en el hotel puente permanecían ni más ni menos que 45 jóvenes estudiantes.

«Cuarenta y cinco negativos han decidido quedarse a guardar cuarentena y permanecen voluntariamente en el mismo hotel Palma Bellver», rezaba una escueta nota remitida a los medios de comunicación a las 20:30 horas del citado día.

Una nota que contradecía el comunicado colgado en la web oficial del Govern cinco horas antes, durante esa misma jornada. Un comunicado en el que se afirmaba literalmente que «el resto, tras ser convenientemente informados de su situación como contactos de positivos, han dejado el Hotel Palma Bellver por sus propios medios».

Antes de la publicación de este último comunicado, este diario también había recabado la misma información del Servei de Salut, departamento que reiteró que en el hotel no quedaba ningún joven estudiante negativo que, por responsabilidad y atendiendo el consejo del Ejecutivo balear, hubiera decidido cumplir los diez días de aislamiento para no poner en peligro a otras personas usando un transporte público para regresar a sus Comunidades de origen.

Preguntado de nuevo ayer el Servei de Salut por los motivos de esta súbita e inesperada aparición de este elevado número de estudiantes «responsables», declinaron dar «ninguna explicación que no tiene ningún tipo de valor informativo».

El macrobrote de Mallorca ya supera los 2.000 contagios Agencia ATLAS