Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maria Antònia Munar, de compras por Jaume III

La expresidenta de Mallorca en tercer grado visitaba comercios de la arteria palmesana ayer por la tarde acompañada por Mònica Pastor

Maria Antònia Munar,  de compras por Jaume III.

Maria Antònia Munar, de compras por Jaume III.

Una residente más de Palma desafiaba ayer el calor de las cuatro de la tarde, para pasear por la calle Jaume III. Se trata de Maria Antònia Munar, cuyos cargos de consellera del Govern, presidenta del Consell y del Parlament pueden resumirse en el apelativo de la mujer más poderosa de la historia de Mallorca. La presidenta de UM se encuentra desde hace un año en régimen de semilibertad, tras acumular catorce años de cárcel en seis sentencias por corrupción, las últimas dictadas con su conformidad.

Munar paseaba encalmada por Palma junto a su amiga Mònica Pastor, viuda del legendario escritor y cantante Guillem d’Efak. La política vestía perfectamente conjuntada en tonos beige, con sandalias de cuña, brazalete y una bolsa de gran tamaño a juego. Visitó la zapatería Vialis, situada en el margen derecho de bajada de Jaume III. Las dos paseantes conversaban y contemplaban los escaparates en una escena de invitación al sosiego.

Maria Antònia Munar,  de compras por Jaume III

Maria Antònia Munar, de compras por Jaume III

La céntrica arteria de Palma recorrida ayer por Munar también es una de las más cotizadas de España por su tráfico comercial. La política que tuvo a Mallorca a sus pies se encontraba a solo un centenar de metros del palacio de la Audiencia. Allí recibió en 2012 la primera condena por Can Domenge, que significó su ingreso en prisión un año más tarde. El pasado octubre obtuvo el tercer grado.

El paseo por Jaume III a las cuatro de la tarde rescató la imagen clásica de la mujer que arbitró la política insular.

Compartir el artículo

stats