El Sindicato Médico de Balears (SIMEBAL) reclamó ayer en nombre de los Facultativos Residentes de Formación Sanitaria Especializada de Balears el pago por parte del Govern del complemento Covid y expresó su «profundo malestar» por haber sido excluidos de este suplemento económico, lo que calificó como un «nuevo agravio para este colectivo».

«Nuestro colectivo ha trabajado muy duro y de forma muy eficiente desde que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo de 2020», señala el sindicato en una carta dirigida al director general del IB-Salut, Juli Fuster, en la que recuerdan las «muchas adversidades» que han tenido que afrontar como consecuencia de la pandemia sanitaria como la suspensión de rotaciones, el empobrecimiento de su formación especializada o los servicios prestados en planta Covid «sin la experiencia ni los medios adecuados y asumiendo responsabilidades que están al margen de lo que dicta nuestro programa formativo».

También denuncian que se han expuesto a un riesgo biológico «sin medidas de protección adecuadas» y que se han contagiado tanto ellos como sus familias. «Hemos hecho más guardias de lo habitual tanto para paliar el desproporcionado aumento de presión asistencial como para cubrir las múltiples bajas de nuestros compañeros», lamentan.

A su entender, los facultativos residentes han constituido «uno de los colectivos indispensables» para sacar adelante la crisis sanitaria, por lo que «los más de 700 residentes de Baleares» exigen a la Administración que «reconsidere su postura» y les incluya en la «merecida remuneración del complemento Covid ya reivindicada en varias ocasiones por SIMEBAL en las mesas de negociación».