La cocaína sigue siendo en Baleares la principal sustancia adictiva que se consume, según el último informe anual presentado esta mañana por Projecte Home. Le siguen el alcohol, la heroína y la adicción a las nuevas tecnologías. Todas estas adicciones son atendidas por esta asociación, que el año pasado prestó asistencia a 1.488 personas que acudieron en busca de ayuda.

Según el informe estadístico, el año pasado se asistieron a menos usuarios que el año anterior, pero ello se debe a los tres meses de confinamiento, en los que no se realizó ningún ingreso.

De los adictos que acudieron en busca de un tratamiento que les ayude a superar este problema, el 80 son hombres. Sin embargo, se ha detectado un ligero aumento del número de mujeres que también sufren problemas de adicción.

Sobre la atención diaria en el centro, la cifra se sitúa en 577 personas, una cifra algo superior a la del año anterior. Ello, a juicio de los responsables de Projecte Home, indica una estabilidad y adherencia general al tratamiento que se les está ofreciendo.

La edad media del adicto se sitúa en los 38 años. La tendencia es que cada vez esta media de edad va aumentando cada año, lo que demuestra es que cada vez son más mayores las personas que tienen problemas de consumo de sustancias estupefacientes. Sin embargo, el problema también afecta a los menores de 30 años, ya que uno de cada cuatro adictos se sitúa en esta franja de edad.

Sobre la adicción, casi la mitad de consumidores abusa de la cocaína. Es una sustancia que está por encima del alcohol, hachís y heroína. El consumidor, además, arrastra problemas sociales, ya que más de la mitad de personas que abusan de estas sustancias carece de empleo.

Mallorca es la isla que concentra a casi 84 por ciento de las personas atendidas por problemas de adicción.

Según explicó Tomeu Català, presidente, y Jesús Mullor, responsable ejecutivo de Projecte Home, el objetivo prioritario que se marcaron para minimizar el impacto de la pandemia sobre los usuarios fue adaptarse a la situación. Al no poder aceptar ingresos durante los meses de confinamiento, se optó por incorporar una atención telemática, tanto individual como de grupo, para que los adictos siguieran con su tratamiento. Así, solo el año pasado se realizaron un total de 7.540 telecontactos, tanto con los usuarios, como con sus familiares, que también han de integrarse en estos tratamientos terapéuticos.

Mullor explicó que la ONU ha solicitado la integración de Projecte Home en un evento internacional, para que pueda aportar las recomendaciones de cómo se deben abordar las adicciones a nivel internacional. Así el presidente ejecutivo destacó que es fundamental apostar por las comunidades terapéuticas, y por no abordar la problemática de la adicción solo desde el punto de vista médico, sino que también hay que tratarlo desde el aspecto social y psicológico.

El responsable de la asociación hizo un llamamiento a las instituciones públicas para que se impliquen en estos proyectos para hacer frente a las adicciones, tanto desde el punto de vista de colaboración, pero sobre todo económico, ya que debido a la crisis se han perdido muchos ingresos particulares, mientras que son cada vez más los usuarios que acuden a Projecte Home en busca de ayuda.