Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CGPJ se desentiende del conflicto judicial por el caso Cursach

Rechazan el recurso de dos juezas de la Audiencia que propusieron una abstención en bloque

Samanta Romero y Rocío Martín, las dos magistradas que recurrieron al GGPJ

Samanta Romero y Rocío Martín, las dos magistradas que recurrieron al GGPJ

El conflicto interno de los magistrados de la Audiencia de Palma, derivado por el caso Cursach, ha llegado a Madrid. Dos de las magistradas de la Sección Primera, Samanta Romero y Rocío Martín, acudieron al Consejo General del Poder Judicial, con el objetivo de que se anulara la decisión del presidente de la Audiencia, Diego Gómez Reino, que rechazó la abstención en bloque planteada por los seis jueces de la Sección Primera, que se negaban a juzgar la primera macropieza del caso Cursach, al entender que existía una causa de falta de imparcialidad. Alegaban que en la fase de instrucción habían resuelto hasta 158 recursos contra decisiones del juez Penalva, lo que ponía en peligro dicha imparcialidad. Esta decisión en bloque, inédita en Balears, no fue aceptada. El presidente de la Audiencia, Diego Gómez Reino, fue el autor de un contundente auto, en el que rechazaba esta abstención global, al entender que era una petición que se planteaba cuando ni siquiera se conocían los nombres de los tres magistrados que iban a presidir este juicio, en el que se sentarán en el banquillo 24 acusados, encabezados por Cursach. Gómez Reino determinó que la abstención se debía plantear caso por caso y justificando las razones. Y añadió también que la magistada ponente, Rocío Martín, no había sido recusada, ni por la fiscalía, ni por las defensas.

Esta decisión provocó un enfrentamiento entre el presidente de la Audiencia y los magistrados de la Sección Primera. Y fue una de las razones por las que Gómez Reino decidió abandonar la presidencia de la Sección Segunda, dedicada también a resolver temas penales, e integrarse en una sala civil. 

Si bien cuatro de los seis magistrados de la Sección Primera acataron esta decisión, dos de sus integrantes decidieron trasladar este enfrentamiento interno al Consejo General del Poder Judicial. Romero y Martín, a través de un recurso de alzada, denunciaban la composición de la Sala que resolvió la propuesta de abstención. Sin embargo, el CGPJ se aparta de este problema, al entender que no tiene competencias para resolver este conflicto interno entre jueces. De hecho, la resolución señala que no se puede utilizar esta vía para solventar diferencias de criterios entre los magistrados de una audiencia.

Compartir el artículo

stats