Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los policías locales de Palma que destaparon la corrupción temen represalias

Uno de ellos ya ha sido imputado por una querella que le ha presentado un comisario, que le acusa de un delito de calumnias

Los policías locales que destaparon la corrupción temen represalias | B.R.

Los policías locales que destaparon la corrupción temen represalias | B.R.

Los policías locales que destaparon la corrupción que existía en la institución temen que van a sufrir las represalias al haber colaborado con la investigación. De momento, uno de ellos ha tenido que ir a declarar como imputado en el juzgado, ya que uno de sus jefes, un comisario, le ha denunciado por un presunto delito de calumnias. El agente aprovechó su declaración ante la jueza para decir que se sentía señalado por uno de sus jefes por el simple hecho de haber colaborado en su momento, aportando pruebas, con el juez Penalva y el fiscal Subirán para destapar los graves delitos que estaban cometiendo funcionarios municipales.

El mando que le ha denunciado es Antoni Morey, un comisario que no solo se ha mostrado muy crítico con esta investigación, sino que también en su momento dedicó graves descalificaciones al juez Penalva. Le dedicó una dura carta que publicó en la red social Facebook en la que cuestionaba la autoridad del juez, lo que obligó al ayuntamiento de Palma a apartarle de su cargo de jefe de la Policía Local, además de suspenderle de empleo y sueldo.

Morey estuvo en su momento imputado, no porque se le considerara un funcionario corrupto, sino porque permitió que uno de los policías investigados entrara en el cuartel de Sant Ferran y pudiera acceder a una serie de documentos, cuando lo tenía expresamente prohibido por el juez.

El exjefe de la Policía Local, que finalmente ha sido exculpado, se situó a favor de sus subordinados que están acusados de graves delitos y en contra de los policías que destaparon la corrupción. Y lo hicieron aportando pruebas, entre otras cosas, del privilegiado trato que estaban recibiendo los principales empresarios del ocio nocturno de Palma. Morey, en varias cartas que ha publicado en las redes, ha señalado a estos denunciantes irónicamente como «policías honrados» y si bien no menciona a ninguno de ellos por su nombre, sí se han sentido señalados.

Debido a estas referencias personales, uno de ellos decidió realizar un escrito interno explicando la situación que estaba sufriendo, sobre todo temiendo que podría sufrir alguna represalia interna, debido a que Morey se había reincorporado al cuartel. Una denuncia en la que señalaba que los policías que habían colaborado en la investigación podrían sufrir cambios de destino como represalias, o también intentos para que cambiaran el sentido de las declaraciones que en su momento realizaron estos agentes, para beneficiar a los funcionarios acusados de corrupción.

Pese a que se trataba de un escrito interno, Morey tuvo acceso a esta documento y reaccionó presentando una denuncia contra el agente de base, al que en su momento calificó de policía honrado, al que acusa de un delito de calumnias. Se da la circunstancia que esta querella se ha presentado a través del abogado Vicente Campaner, impulsor de la asociación Java, que representa a los policías implicados en la corrupción, que ha contado con el apoyo de gran parte de la plantilla de Sant Ferran. Esta asociación ha iniciado una campaña de desprestigio contra el juez Penalva y el fiscal Subirán, acusándolos a ambos de graves delitos para desmontar la investigación que destapaba graves delitos cometidos por policías locales de Palma.

Compartir el artículo

stats