El conseller de Modelo Económico, Trabajo y Turismo, Iago Negueruela, aseguró ayer que «no me arrepiento de haber acudido a recibir el primer crucero que llegaba a Mallorca». Así lo afirmó el también portavoz del Govern a raíz de las críticas que han recibido por «rendir honores y pleitesía a un turismo de masas muy contaminante», según denunciaron el sábado desde la Plataforma contra los Megacruceros que se manifestaron para exigir la limitación de la llegada de estas ciudades flotantes.

Las críticas al conseller se referían a que una delegación del Govern, encabezada por Negueruela, acompañado por la directora general Rosana Morillo y por el presidente de la Autoridad Portuaria de Balears, Francesc Antich, dio la bienvenida a los responsables del crucero Mein Schiff 2. Este buque atracó en Palma con 1.000 pasajeros, de los que unos 200 desembarcaron para realizar excursiones muy controladas por la isla y sin posibilidad de acudir a establecimientos de restauración para evitar contagios.

«Fuimos a recibir al crucero, al igual que hicimos el año pasado cuando se abrió el primer hotel, ya que nuestro objetivo es estar al lado de las empresas y el turismo de cruceros es muy importante para sectores como la restauración», indicó el titular de Modelo Económico.

Negueruela no quiso pronunciarse sobre si volverá a acudir a recibir a más cruceros al puerto de Palma y aseguró que los habían invitado.

Ordenación turística al Consell

El Consell de Govern aprobó también ayer iniciar el procedimiento para el traspaso de las competencias en materia de ordenación turística al Consell de Mallorca, con lo que cumple el acuerdo de la III Conferencia de Presidentes, celebrada en Raixa el 11 de septiembre de 2020.

La institución insular mallorquina era la única de Balears que no tenía la competencia de ordenación turística, solo gestionaba promoción. El conseller Negueruela explicó que, pese a que todos los consells ya tendrán las competencias, el Govern se encargará de la parte normativa.

Llega a Palma el primer crucero tras la pandemia