Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

opinión

Lletra menuda | Algo semejante a un verano turístico

Ha costado lo indecible, pero el verano de 2021 tendrá vestido de temporada turística o por lo menos algo parecido, con los mínimos suficientes para recibir tal denominación. A partir de ahí, se dará por asumida una nueva normalidad capaz de poner en órbita la economía y la actividad social.

Cuando junio ya declina podemos dar por hecho que la temporada del reinicio tendrá abrumador predominio alemán y, con el mejor de los pronósticos, una presencia británica inferior que hasta puede quedarse en testimonial. Es así porque, aún que la situación «pinta bien» en el Reino Unido, Boris Johnson ha decidido prorrogarlas las restricciones por lo menos hasta el 19 de julio. Por contra, algunos touroperadores alemanes van acumulando unas reservas hacia Balears que, de mantener el ritmo actual, en julio y agosto pueden alcanzar niveles de 2019. En mayo Son Sant Joan ya fue el primer aeropuerto de destino de las compañías ‘low cost’ y el mes en el que recaló en Balears uno de cada tres extranjeros que llegaron a España.

Esta es la temporada que quiere resaltar el Govern con una exageración que le lleva a escenificar una versión adaptada del bienvenido mister Marshall cuando el conseller Negueruela divisa el primer crucero en la bahía de Palma. No es un homenaje al centenario de Berlanga, es el esfuerzo por infundir ánimo y confirmar que sí hay temporada turística.

Compartir el artículo

stats