Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BOULEVARD

Boulevard | El crucero trajo al 0,05% de los turistas de junio de 2019

El Obispado cierra la cantina de la ermita de Sant Miquel en Campanet donde, pese a la esperanza de los gestores, sobrevuela la marcha forzosa de la familia que regentaba Sant Salvador de Felanitx

Llega a Palma el primer crucero tras la pandemia

Admitamos que el Govern no encuentre un instructor para investigar la francachela de la Policía Local de Palma en su cuartel de San Fernando durante el toque de queda, pero damos por sentado que todos los candidatos a esa tarea habrán sido despedidos por inhibirse del desempeño de sus funciones, al igual que se procedería con un bombero que se negara a apagar fuegos.

Los Acuerdos de Bellver, que solo teóricamente vinculan al Pacto de Progreso, incluyen un punto explícito en el que los firmantes aseguran que «abriremos negociaciones con el Estado para establecer mecanismos que favorezcan una mayor sostenibilidad en la llegada de cruceros». El enunciado de cuidada ambigüedad avala que PSOE, Més y Podemos acudan a rendir honores a una docena de barcos al día, porque el énfasis del recibimiento es más discutible que la pleitesía en sí misma. Habrá que demostrarlo.

En junio de 2019 se produjo un retroceso de turistas respecto al mismo mes del año anterior, pero aún así llegaron dos millones a Balears. Es decir, 70 mil visitantes diarios. El Mein Schiff 2 o Mi Barco 2 llevaba novecientos pasajeros a bordo. Por tanto, la movilización del Govern se felicita por la arribada de menos del uno por ciento de los viajeros habituales en una jornada de este mes.

El Mein Schiff 2 trajo al 0,05 por ciento de los turistas de junio de 2019, por lo que la reacción política demuestra que el coronavirus afecta también al equilibrio mental de quienes ni siquiera se han contagiado. Iago Negueruela es el político más trabajador que ha dado Mallorca en cuarenta años de autonomía, pero incluso el Conseller para Todo se verá en dificultades si ha de recibir setenta veces al día a cada contingente de novecientos turistas que aterrice en la isla.

Malograr la política de limitación de cruceros a cambio de migajas es discutible, porque el problema de la ganadería turística intensiva no son los visitantes, sino los euros. Si suponemos siendo generosos que cada uno de los doscientos navegantes que salieron de las tripas del Mein Schiff 2 para darse un garbeo por Palma se gastó cincuenta euros, el dispendio total alcanzó los diez mil. Ese mismo jueves, la isla perdió diez millones diez por la ausencia de británicos en nuestras costas. Como decía Més cuando su opinión contaba para algo, «si nos hemos de prostituir, que sea por una tarifa razonable».

La fotografía difundida por Cort muestra el atento reojo de Armengol a las evoluciones de Aina Calvo y de José Hila, en la toma de posesión del rector de la UIB (Universitat Invisible de Balears), hasta componer un fresco vibrante sobre la actualidad del PSOE balear. Matías Vallés

El PSOE está en condiciones de aplastar a los socios del Pacto pero, ¿le compensa a cambio de mendigar en 2023 la muleta de El Pi o de entidades todavía más sospechosas? Por contra, la hiperactividad socialista y la pasividad de la oposición garantizan al Govern el protagonismo absoluto de la realidad mallorquina. No hay otro horizonte, y así se comprueba en la imagen difundida por Cort que hoy nos ilustra. Se observa el atento y potente reojo de Francina Armengol a las evoluciones de Aina Calvo y de José Hila, en la toma de posesión del rector de la UIB (Universitat Invisible de Balears). Componen un fresco vibrante sobre la actualidad del partido hegemónico en el poder.

La sustitución de un rector por su doble se vio enriquecida por el debut en el acto como obispo vacunado de Sebastià Taltavull. Su Inmunidad estaba tan invisibilizado como la UIB desde la doble inyección junto a sus asistentes. Reapareció el mismo día en que la Cope informaba de que un alcalde alicantino era citado como imputado por vacunarse de forma irregular. A propósito, y si recuerdan un titular de Anabel Ruiz en este diario, «El obispado fuerza la marcha de la familia que regenta Sant Salvador», entenderán la incertidumbre por el futuro de la cantina de la falsa ermita de Sant Miquel en Campanet, clausurada ahora por la diócesis a la cooperativa que administraba el recinto. En el mensaje de despedida se señala entre el estupor y la esperanza que «nos vemos obligados a cerrar provisionalmente», y que «deseamos que en su nueva decisión valoren positivamente nuestra tarea». Dios dirá y el ecónomo farà els comptes. O els contes.

Reflexión dominical carnal: «El día en que los medios se enteren de que la noticia es la creación de una empresa no digital».

Compartir el artículo

stats