Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra
Armando Pomar Periodista de RTVE, doctor cum laude por su tesis ‘sobreocupación y turismofobia en Palma’

«Nadie puede creerse que los ingleses veranearán en Bristol»

Armando Pomar (Palma, 1958) fue el último director del centro territorial de RNE, es periodista de RTVE y ha sorprendido a propios y extraños con su tesis doctoral, valorada con un sobresaliente cum laude, en torno a la «Sobreocupación turística (‘overtourism’) y turismofobia en Palma».

«Nadie puede creerse que los ingleses veranearán en Bristol» Manu Mielniezuk

 Armando Pomar (Palma, 1958) fue el último director del centro territorial de RNE, es periodista de RTVE y ha sorprendido a propios y extraños con su tesis doctoral, valorada con un sobresaliente cum laude, en torno a la «Sobreocupación turística (‘overtourism’) y turismofobia en Palma».

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Pero no habíamos quedado en que usted era de derechas?»

Eso dice la gente, pero no soy de derechas ni de izquierdas, soy mallorquín.

Y ahora nos sale con una Palma saturada.

Absolutamente saturada desde hace diez años. A Palma le sobran parte de los residentes y parte de los turistas.

¿Palma es una playa para los turistas?

Palma no existe para los turistas y no tiene playa, que sería Can Pere Antoni. Ellos vienen a Mallorca, a una costa estupenda que es la Playa de Palma y que tiene una ciudad al lado, por eso se sobrecarga.

¿La pandemia le ha obligado a revisar sus tesis?

No. Por fin, y por desgracia debido a la pandemia, muchos empresarios han tenido que replantearse su negocio. Ahora dicen que «tenemos que salir a buscar un turista alternativo al histórico». Solo en junio perdemos 700 millones del turismo británico, somos muy débiles.

«En cuanto tomar el Sol sea perjudicial...».

Se acabó. Un bichito nos ha tenido dos años sin producir nada y, con un aumento mínimo en la radiación solar, no se podrá tomar el sol. El fin del turismo de playa.

Damos por descontado que la cultura no puede sustituir al Sol.

Sinceramente, no tenemos una alternativa turística al sol y playa, del mismo modo que nadie puede creerse que los ingleses veranearán en Bristol. Y una mierda, con suelos de piedras afiladas y el agua a trece grados.

Si todos viviéramos del turismo, no habría turismofobia.

No hay turismofobia, existe el sentimiento generalizado de que el incívico nos quita calidad de vida. Muy pocos se benefician del turismo, y el resto de la población corremos con los gastos socializados de esa actividad.

Al vicepresidente Yllanes casi lo apedrean por calificar de indeseables las cifras de visitantes de 2019.

Porque es muy buen juez pero mal comunicador. No supo transmitir su idea correcta sobre la saturación y el turismo incívico. Está bien pensado, pero mal expresado.

¿Cuántos turistas puede soportar Palma?

Nadie ha podido determinarlo. La Universitat cuenta con los mejores geógrafos, sociólogos y expertos turísticos, ¿por qué no lo ha hecho? Te regalo la pregunta, pero todos los rectores menos el actual me han dicho durante el último cuarto de siglo que la UIB funciona mediante reinos de taifas, donde manda el despotismo ilustrado.

Con su tesis, van a decir que los periodistas tenemos mucho tiempo libre.

Jajaja. Mire usted, la tesis me ha costado cuatro años. A mí no me gusta el fútbol, nunca he visto un partido.

El botellón ha regresado con fuerza.

Claro, porque los souvenirs en zonas turísticas no venden camisetas, sino en realidad alcohol a precio más barato que el supermercado y sin respetar la edad mínima.

Le he pillado en el podólogo.

Sí, tengo un problema tan necesitado de cuidados como Palma.

¿Palma está descuidada?

Está abandonada desde el punto de vista político. Sucia en algunas barriadas, inhumana en otras. Ya no le quedan dides que la cuiden como si fuera una hija.

¿Sacar los coches del centro es la solución?

No, no y no, pero es una posibilidad para bajar el índice de contaminación y darle un respiro al residente en esas áreas, que debe tener preferencia allí donde vive. Sin xenofobia, no podemos entregar la ciudad al turista por si se deja dinero.

¿Por qué asegura que ha entendido a Arran?

Vamos a ver, todo el mundo tiene derecho a protestar. Como demócrata, apoyo una sociedad donde el ciudadano puede quejarse de lo que le daña. Nadie debe suprimir esa libertad.

Ha entrevistado a decenas de personas, ¿quién le ha convencido?

El gurú del movimiento crítico. Manel Domènech, el de la barba blanca. Y Margalida Ramis sabe muy bien el terreno que pisa. No son tan agresivos como pretenden los periodistas, son coherentes.

¿Su investigación le ha hecho un poco más de izquierdas?

Soy periodista y tenemos que ser objetivos. Llevo 46 años en esto, de los cuales 26 bajo gobiernos y Governs del PP. Me conocen de la época de Cañellas, pero pregúntele a Antich quién le ha cuidado más. Somos un montón de gentes normales, pobre país seríamos sin Bildu y Vox en el Congreso.

Compartir el artículo

stats