La patronal PIMEM advirtió ayer de que «la desbocada factura de luz» resta competitividad a las empresas en general y castiga más aún a pymes y autónomos, una situación que atribuye «a la especulación y a una falsa competencia de los oligopolios de siempre».

PIMEM aseguró en un comunicado que, con un 74% de coste más elevado, la luz se ha convertido para las pymes y autónomos «en un verdadero problema» de competitividad. Para la patronal, la escalada en la factura de la luz muestra «cómo el funcionamiento del mercado eléctrico y su sistema de fijación de precios favorece la especulación, falsea la libre competencia y lastra la competitividad de nuestra economía».

Beneficios un 36% mayores

PIMEM recordó que a lo largo de 2020, mientras se perdían más de 100.000 empresas en el tejido productivo español, los beneficios de las grandes eléctricas aumentaron un 36%.

Para el presidente de la entidad, Jordi Mora, «urge extremar el control sobre estas grandes empresas para evitar irregularidades y reformar el mercado en profundidad».

La federación asegura que España «ha sostenido tarifas eléctricas un 10% más caras que Alemania o Francia, y aún hoy un 18% más cara que en Reino Unido». «Este incremento no sólo lo soportan injustamente las familias en su consumo doméstico, sino que el grueso del tejido productivo, como son las pymes y autónomos, lo cargan también sobre su espalda en este momento de crisis económica y gran incertidumbre», asegura Mora.

Para la PIMEM no se puede demora más la obligación de «abordar reformas estructurales en este mercado con un peso estratégico fundamental». Consideran que el actual modelo «es una carga insostenible» para el tejido productivo, «precisamente ahora que debe allanarse el camino hacia la recuperación».