El vicepresidente del Govern y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, insiste en que la venta y circulación de nuevos coches diésel estará prohibida en Balears en 2025. Pese a que el calendario depende ahora del Gobierno y que en su reciente visita a las islas la vicepresidenta y ministra Teresa Ribera no sólo evitó garantizar la aplicación de los planes del gobierno autonómico, sino que tildó de «prematuro» tomar por ahora ninguna decisión, el número dos del ejecutivo de Armengol fue tajante ayer al asegurar que «el Govern dará cumplimiento a la ley balear de Cambio Climático y prohibirá los diésel en 2025 y los gasolina en 2035»

«Lo que dijo la ministra es que es muy prematuro hablar de este tema y de la aplicación del artículo 14.4 de la ley de Cambio Climático estatal, esto es lo que dijo», trató de explicar Yllanes las palabras de la vicepresidenta Ribera, después de que el popular Sebastià Sagreras le pidiera si el Govern «sigue pensando en prohibir los diésel en 2025 después del jarro de agua fría de la vicepresidenta».

Cabe recordar que al ser preguntada sobre si podía garantizar que se fuera a aplicar el calendario de la ley balear en su visita a Palma, la vicepresidenta además de tildar de «prematuro» hablar de ello, señaló que «desde que se aprobó la ley han pasado muchas cosas» y que aunque le «consta el máximo interés de Balears», ahora habría que ver «la forma de hacerlo de la mejor manera de acuerdo con la demanda y los ritmos económicos y sociales»

«Nosotros ya le hemos pedido iniciar las conversaciones para prohibir el diésel en 2025», recordó ayer, en alusión a la carta que le envió, el vicepresidente Yllanes, que defendió que la disposición tercera de la ley balear que marca el calendario «sigue en vigor». 

El vicepresidente defendió que esta prohibición de nuevos diésel en 2025 y gasolina en 2035 debe servir para reducir las emisiones y señaló que Reino Unido prohibirá gasolina y diésel en 2030.

«Desautorizado por Ribera»

Yllanes volvía a medirse al diputado Sagreras después de que ambos protagonizaran el rifirafe de la semana pasada en la que el número dos del Govern acabó llamando «panda de corruptos» al PP al ser preguntado por la subida de la tarifa eléctrica. «Si a estas alturas es incapaz de contener sus impulsos, mejor limítese a leer lo que le han escrito sus asesores», le afeó el diputado popular al vicepresidente, al que preguntó sobre el diésel «¿dónde estaba mientras la vicepresidenta le desautorizaba delante de usted?».