La familia Sánchez-Hill ha planteado un recurso de apelación ante la misma jueza que archivó en primera instancia la demanda presentada contra Meliá Hotels International por la explotación de dos hoteles en Cuba sobre terrenos confiscados tras la revolución liderada por Fidel Castro. Los herederos del propietario de las tierras reclaman una compensación de 10 millones de euros a la hotelera mallorquina.

La misma jueza, titular del juzgado de primera instancia número 24 de Palma, Victòria Crespí, que había archivado la demanda presentada en Palma contra la compañía que dirige Gabriel Escarrer, ha admitido el recurso a trámite. Está pendiente de resolver y todavía no ha llegado ala Audiencia Provincial de Palma.

La magistrada había vuelto a cerrar el pleito por la reclamación presentada en 2019 por la familia Sánchez-Hill, exiliados cubanos residentes en Estados Unidos que defienden que su abuelo era el dueño de unos terrenos en Playa Esmeralda confiscados en 1960 por el castrismo. Sobre estas tierras se construyeron dos hoteles que gestiona Meliá, a la que los herederos del antiguo propietario reclamaron una indemnización de 10 millones de euros por lucrarse con unos bienes «de origen ilícito».