Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sancionan a un policía que se ofrecía como ‘stripper’ erótico

El agente, que trabaja en la comisaría de Eivissa, ha sido suspendido de empleo durante casi tres meses

El policía estuvo destinado en la comisaría de Eivissa. DIARIO DE IBIZA

De día perseguía a delincuentes y por la noche protagonizaba espectáculos eróticos. Un veterano agente de Policía de la Comisaría de Eivissa, con casi 20 años de experiencia laboral, ha sido internamente sancionado por dañar la imagen del Cuerpo y por la falta de respeto hacia la institución policial. Y todo ello al descubrirse que se ofrecía como stripper para protagonizar espectáculos eróticos de la isla, un sitio relativamente pequeño donde era fácil descubrir que el actor principal de estas escenas era un agente del Cuerpo Nacional de Policía. El agente fue sancionado internamente, tras un expediente disciplinario, por cometer una falta muy grave. Una sanción que le supuso quedar apartado de su función de agente de la autoridad durante un periodo de 80 días. Durante estos casi tres meses no cobró su sueldo, que ascendía a unos seis mil euros.

El funcionario ha recurrido a los tribunales esta sanción disciplinaria, pero no ha conseguido su objetivo de que esta decisión interna fuera anulada. Más bien todo lo contrario, ya que los tribunales de Balears coinciden en que se trata de un comportamiento grave y que merece esta sanción.

Esta doble vida del policía de Eivissa se descubrió a raíz de la denuncia formulada hace tres años por una técnica de un centro de ocio juvenil. Explicó que un menor que acudía al centro juvenil aparecía en fotografías en la red social Instagram junto a un hombre vestido de policía, que iba semidesnudo y mostraba una actitud erótica con este adolescente. Además, a ambos se les había visto muchas veces juntos.

Los funcionarios policiales que observaron las fotografías se sorprendieron al darse cuenta de que el adulto que aparecía en las imágenes era un compañero suyo. Ni uno, ni otro, tuvieron duda alguna al reconocer que se trataba de un agente del orden el que aparecía en esta actitud erótica junto a un menor de edad.

A partir de este momento se intensificó la investigación y se descubrieron muchos más detalles del comportamiento de este policía. El agente del orden aparecía anunciado con un nombre artístico en varias páginas web eróticas, ofreciendo sus servicios de striptease y de masajista erótico.

El policía, en su descargo, dijo que efectivamente el individuo que aparecía fotografiado en estas páginas eróticas era él. Sin embargo, manifestó que se estaban utilizando sin su consentimiento.

También reconoció las fotografías en las que aparecía casi desnudo junto a un menor, que había publicado en una red social. En esta ocasión no alegó que se tratara de una manipulación.

Además de abrirse un expediente interno, la Comisaría de Eivissa puso en conocimiento del juzgado la denuncia que había presentado la responsable del centro juvenil. El juez investigó el caso, pero finalmente decidió archivarlo porque no apreció que el comportamiento del policía constituyera ningún tipo de delito.

El archivo no paralizó el expediente disciplinario, que concluyó con una propuesta de sanción de empleo de 80 días, apartado de la Policía y sin recibir el sueldo.

El policía, en su descargo, dijo que había sido siempre un funcionario ejemplar, hasta el extremo de que había recibido hasta 21 felicitaciones internas, lo que demostraba su alto nivel profesional.

Bien es cierto que se le otorgaron estas felicitaciones, pero el tribunal entiende que al aparecer en estas páginas eróticas, donde se le puede identificar con facilidad, se incumplen los deberes que se determinan en el código de conducta de la Policía. El tribunal que ha analizado el caso considera que este agente no ha mostrado el más mínimo respeto a la institución policial que representa.

Compartir el artículo

stats