Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Banco de España sitúa a Baleares entre las más dañadas por el salario mínimo

La comunidad sufrió una incidencia negativa de un punto y medio según el regulador, tras la elevación del sueldo más modesto a 900 euros

Cambio en la variación interanual de la afiliación entre diciembre de 2018 y enero de 2020 e incidencia del salario mínimo por CCAA

Cambio en la variación interanual de la afiliación entre diciembre de 2018 y enero de 2020 e incidencia del salario mínimo por CCAA

El Banco de España ha dictaminado que la subida del salario mínimo a novecientos euros ha obstaculizado la creación de más de cien mil puestos de trabajo, en un informe que ha levantado la correspondiente tormenta política. Siempre de acuerdo con el polémico informe del regulador bancario, Baleares sería una de las comunidades más dañadas por el citado aumento salarial, en el desglose regional del impacto de la mayor subida de esta percepción en toda su historia.

El regulador bancario introduce el concepto de «incidencia del salario mínimo», calibrando el contingente de trabajadores que conservaban el empleo durante 2019, en relación con quienes eran beneficiarios de las percepciones más modestas antes de la subida. En esta escala, Baleares retrocede hasta un punto y medio, cuando el desfase negativo de la media española se queda por debajo de uno.

Solo tres comunidades empeoran los datos de Baleares, en la tendencia avalada por el Banco de España de que los 900 euros mensuales obstaculizaron la creación de empleo. Extremadura y Castilla-La Mancha sufren un perjuicio por encima de los dos puntos y medio. Canarias empeora asimismo al archipiélago mediterráneo, aunque compartiendo el mismo rango de retroceso.

Se trata en los tres casos citados de regiones en el furgón de cola de los indicadores macroeconómicos. La inserción de Baleares en el cuarteto confirma que la pérdida de fuelle es previa a la asfixia provocada por el coronavirus en 2020. Las cuatro comunidades singularizadas por el retroceso en las contrataciones laborales, siempre en la perspectiva del Banco de España, comparten la particularidad de estar presididas por políticos socialistas.

Cambio en la variación interanual de la afiliación entre diciembre de 2018 y enero de 2020 e incidencia del salario mínimo por CCAA

Cambio en la variación interanual de la afiliación entre diciembre de 2018 y enero de 2020 e incidencia del salario mínimo por CCAA

En el caso de Baleares, la vicepresidencia del Govern corresponde a Podemos, el partido que cargó contra el Banco de España desde el Congreso el martes, día de la publicación del informe. Según Rafael Mayoral, portavoz adjunto del partido, «habría que correr a gorrazos por impresentable» a Pablo Hernández de Cos, presidente del supervisor bancario.

La tendencia creciente del Banco de España a intervenir o interferir en asuntos alejados de las entidades bancarias que pastorea, no oculta la importancia de su informe sobre el Salario Mínimo Interprofesional para Baleares. El estudio se concreta en un detallado análisis del sector de hostelería, capital en la estructura salarial insular.

En un apéndice tupido de datos, el informe resalta que el año previo a la pandemia se caracterizó por la preeminencia de los asalariados del sector turístico con ingresos por encima del mínimo, frente a la peor fortuna que corrieron los perceptores del SMI. Todas las conclusiones del discutido estudio abundan en las predicciones llevadas a cabo por el supervisor, antes de que se procediera al incremento salarial a instancias de Podemos.

De hecho, el nuevo informe participa de una configuración política, dado que se difunde cuando el socio de Gobierno del PSOE pretende un nuevo aumento del SMI, ahora por encima de los 950 euros. Al margen de la orientación muy definida del estudio del ente estatal, donde el mallorquín Carles Manera ocupa un puesto de consejero, el gráfico que tabula el impacto de la subida del salario mínimo por comunidades también mide la variación interanual de la afiliación a la seguridad social, durante el año de referencia.

Todas las comunidades españolas registraron subidas superiores al dos por ciento en afiliaciones. Con todo, Baleares experimenta de nuevo uno de los impulsos más moderados en el mercado laboral, claramente por debajo del cuatro por ciento mejorado por once regiones.

«El turismo genera un empleo de baja remuneración, y no solo las kellys»

Rafel Borràs, analista sociolaboral de dilatada trayectoria, mantiene una discrepancia de principio sobre las conclusiones y oportunidad del debatido informe del Banco de España, «por lo que tiene que quedar claro que hablamos dentro de su lógica». Con esta cláusula previa, «Baleares ha de ser por supuesto una de las regiones más afectadas bajo la perspectiva del supervisor, porque el monocultivo turístico genera un empleo de escasa remuneración».

La inclusión de Baleares entre las regiones más perjudicadas por la subida a 900 euros del salario mínimo, abundaría en la ley de que «estas cosas impactan con mayor fuerza sobre los más pobres». Y aquí Borràs intenta ampliar el foco, «porque no solo estamos hablando de las camareras o kellys en las que piensa todo el mundo. También hay mucho trabajo de escasa remuneración en las subcontratas de Son Sant Joan». El experto añade ubicaciones más inesperadas, «como los call centers del ParcBit, y mejor no seguir».

Al margen de su repercusión sobre Baleares, el analista equipara el informe del Banco de España a «pegar una pedrada», porque «pretenden saber lo que ha ocurrido tras el aumento del salario mínimo pero, ¿y si no se hubiera subido?».

Compartir el artículo

stats