Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estudiarán si la primera médica negacionista de Mallorca que cuestionó las vacunas ha vulnerado el código ético

El Colegio de Médicos de Baleares remite el caso a su comité deontológico

Rodríguez, a la izquierda, con el médico expedientado de Formentera en la protesta negacionista. Guillem Bosch

La comisión de Ética y Deontología del Colegio de Médicos de Balears (Comib) estudiará el caso de la médica de Manacor que el pasado 27 de mayo cuestionó la efectividad de las vacunas contra la covid-19 en una protesta convocada por negacionistas de la pandemia. La doctora Marcela Rodríguez se solidarizó asimismo con los dos únicos médicos expedientados hasta ahora en Balears por negar la emergencia sanitaria. Ambos también estuvieron presentes en el acto, celebrado en la plaza de España ante medio centenar de personas sin mascarilla.

«Hemos analizado los hechos basándonos en lo que se publicó en prensa, en el contenido del manifiesto que leyó y en los vídeos del acto aparecidos en redes sociales. Después de deliberar hemos requerido a nuestra comisión deontológica que analice toda esa información por si la colegiada hubiera infringido algunos artículos del código ético», explicó ayer Carles Recasens, vicepresidente del Comib, tras la reunión de la junta permanente que valoró el caso.

Se abre ahora un proceso que puede alargarse varios meses antes de que haya un desenlace. La comisión de Deontología estudiará las manifestaciones de Rodríguez y elaborará un dictamen que volverá a remitir a la junta permanente del Comib. En caso de que constataran una posible vulneración del código ético, se nombraría a un instructor que abriría formalmente expediente a la médica. En el peor de los escenarios, se le apartaría temporalmente de la profesión.

«A día de hoy no está expedientada. Se ha abierto un proceso para analizar su conducta y ver si ha podido haber alguna vulneración. Por desgracia la comisión de Deontología tiene que intervenir frecuentemente en situaciones de posible conflicto con el código ético, aunque normalmente no con casos relacionados con la pandemia», afirmó Recasens.

«Investiguen y ábranse a nuevas enseñanzas que dicen que las vacunas no van a dar la inmunidad que toca», proclamó Rodríguez en la protesta negacionista.

Asimismo, se solidarizó con los doctores Ángel Ruiz-Valdepeñas, que ejercía en Formentera, y con Nadiya Popel, que trabajaba en Menorca, suspendidos por cuestionar las vacunas y la crisis sanitaria. «Tienen nuestro respeto, admiración y agradecimiento por la valentía de manifestarse con integridad y siguiendo el dictado de su conciencia. Alertando sobre medidas drásticas que nos han llevado como país a la cabeza de la mortalidad por millón de habitantes de la declarada pandemia», elogió Rodríguez.

Compartir el artículo

stats