Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de hostelería y comercio de Baleares decidirán cuándo cobrarán la subida salarial de junio

Los sindicatos permiten que sean los comités de empresa los que acuerden si la mejora en las retribuciones se percibe mes a mes o acumulada al final de la temporada

Las subidas se aplican a los trabajadores de restauración, hoteles y comercio.

Las subidas se aplican a los trabajadores de restauración, hoteles y comercio. B. Ramon

Los sindicatos UGT y CCOO van a autorizar que sean los propios trabajadores, a través de los comités de empresa si los tienen, los que decidan cómo cobrar la subida salarial que comienza a aplicarse este mes, y que supone un alza en las retribuciones del 3,5% en el caso de la hostelería, y del 3% en el comercio. Aunque las cotizaciones a la Seguridad Social deberán contemplar ese incremento desde el primer momento, se va a permitir que las plantillas acuerden con sus empleadores si esa mejora en sus retribuciones aparece ya en su nómina de junio, o si se opta por ir acumulando esa cantidad para percibirla de una sola vez al final de la temporada turística, por poner un ejemplo, según pone de relieve el secretario general de la federación que agrupa a estos sectores en UGT, José García Relucio.

La Mesa del Diálogo Social, de la que forman parte sindicatos, patronales y Govern, acordó la semana pasada la aplicación sin más discusiones de esos incrementos salariales a partir de este mes, lo que va a beneficiar a unos 250.000 trabajadores de las islas.

Sin embargo, según reconoce el portavoz de UGT, la federación hotelera reclamó mayor flexibilidad en el pago de esas mejoras, por lo que finalmente se ha dejado abierta la posibilidad de aplazar el pago de la subida, aunque ésta entre en vigor este mes. Como ejemplo, para un asalariado de hostelería ese incremento del 3,5% supone en la mayoría de los casos entre 40 y 50 euros mensuales. Pues bien, se dejará a los trabajadores la posibilidad de cobrar ese dinero desde el primer momento o, por ejemplo, por contra percibir entre 160 y 200 euros de una vez en la nómina de septiembre, dado que los fijos discontinuos de este sector tienen cuatro meses de llamamiento garantizados.

Impacto mínimo

En cualquier caso, José García Relucio apuesta que serán muy pocos los empresarios que van a pedir aplazar el abono de esos incrementos. Así, asegura que la mayoría de las cadenas hoteleras han comunicado al sindicato que no la van a solicitar, dado que no supone ningún ahorro real.

Pero además, el representante de UGT advierte de que en el caso de la restauración, dado el elevado nivel de fraude laboral existente en este sector, cualquier demora en el pago de la subida de los salarios deberá ser supervisado por los sindicatos. «Dado que muchos de estos empresarios no nos quieren ni ver cerca de ellos, supongo que serán pocos los que reclamarán ese aplazamiento para evitar que nos acerquemos», ironiza.

En relación a este último sector, se critica muy duramente la práctica de contratar a empleados a tiempo parcial para luego exigirles hacer muchas más horas de las acordadas.

El dirigente de UGT en las islas admite que existe una mayor confianza hacia el comportamiento de los empresarios de comercio, de ahí que se señale que en este caso se va a aceptar sin demasiados obstáculos la posibilidad de acuerdos para demorar el abono de la mejora salarial.

Compartir el artículo

stats