Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud deberá consultar a 23.642 vacunados con AstraZeneca cómo quieren completar su inmunización

La Conselleria analiza la posibilidad de montar un nuevo dispositivo para poner fin a la vacunación de este colectivo en Son Espases

La polémica con AstraZeneca también trastoca la vacunación de la semana que viene.

La Conselleria de Salud tendrá que consultar a los 23.642 vacunados con AstraZeneca de Balears si quieren completar su inmunización con el preparado anglosueco o con Pfizer. El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas tomaron ayer esta decisión en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, eso sí, tras una votación muy dividida. Debido a ello, el ministerio de Sanidad trasladó al Comité de Bioética la decisión final sobre la posibilidad de que los usuarios elijan la segunda dosis de AstraZeneca.

Antes de la resolución adoptada por el Consejo, la Conselleria balear ya buscaba soluciones para el problema generado con el debate de con qué vacuna se debe completar la inmunización de aquellas personas menores de 60 años que ya han recibido la primera dosis del fármaco anglosueco, un total de 23.642 personas en las islas de las que ya ha habido que cancelar su cita para la segunda a 16.172. Por de pronto, la titular del departamento, Patricia Gómez, anunció ayer que estaban analizando la posibilidad de montar un nuevo dispositivo de vacunación, habló de cuatro o seis líneas, para completar la inmunización de los menores de 60 años vacunados inicialmente con AstraZeneca.

Pese a que no confirmó que serían habilitadas en Son Espases, sí admitió que en el hospital de referencia habría espacio suficiente donde hacerlo. Además, recientemente la coordinadora de la campaña de vacunación, Eiugenia Carandell, apuntó a una medida similar en esta dirección. La consellera justificó esta decisión en el lío que se ha montado con la segunda dosis de AstraZeneca para los menores de 60 años. Como se recordará, la comisión de Salud Pública aprobó el pasado martes, por un estrecho margen eso sí, que se dosificara una segunda dosis de Pfizer a este colectivo.

Esta recomendación choca con la opinión de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y de un buen número de sociedades científicas de este país que abogan por completar la inmunización con el mismo fármaco.

Y a la espera de lo que decidieran los consejeros de Salud autonómicos en el Consejo Interterritorial de Salud de ayer tarde, se llegó a barajar otra opción, aún más esperpéntica si cabe: que los propios afectados decidieran qué vacuna se les inocula finalmente.

Darias: “No es una cuestión de elección; la decisión de la Comisión de Salud Pública es pinchar Pfizer”

Darias: “No es una cuestión de elección; la decisión de la Comisión de Salud Pública es pinchar Pfizer” Agencia ATLAS / EFE

La consellera Gómez sonreía por no llorar ante esta opción. La aplicación telemática de BitCita, recordó, no permite que el solicitante elija el tipo de vacuna que se le va a dosificar, por lo que tendrían que telefonear una a una a las 23.642 personas ya vacunadas en primera instancia con el preparado anglosueco para preguntarles por qué segunda dosis habrían optado. También reveló la consellera que BitCita no ofrecerá citas para vacunarse la próxima semana hasta que se resuelva esta cuestión porque esa decisión influirá muy significativamente en la forma en que se usarán las vacunas disponibles. «Logísticamente, todo el proceso es muy complejo», admitió Gómez. Lo que sí reclamó la titular del departamento de Salud es que, se tomara la decisión que se tomara, esta estuviera basada en la evidencia científica y en criterios técnicos, nunca políticos. «Y que las decisiones sean definitivas. Si se considera que la vacuna de AstraZeneca no produce efectos secundarios adversos en los menores de 60 años, que se mantenga esa decisión y no se vuelva a cambiar», señaló aludiendo a los hechos precedentes.

Oposiciones

UGT Educación insta a su Conselleria y a las autoridades sanitarias a que recapaciten y modifiquen las medidas adoptadas en el protocolo para la prevención del contagio por covid-19 en el proceso selectivo a cuerpos docentes. Unas medidas que impiden a los aspirantes que estén en cuarentena domiciliaria por haber tenido contacto estrecho con alguna persona con síntomas o diagnosticada de covid-19 acceder a las sedes de los tribunales para realizar las pruebas. Para garantizar el acceso a la Función Pública en condiciones de igualdad, el sindicato reclama que puedan hacerlo con una prueba PCR o un test de antígenos negativo.

Compartir el artículo

stats