Gabriel Escarrer celebró ayer el anuncio de Francina Armengol que rebaja las medidas de seguridad para que los turistas nacionales puedan acceder a Balears, con antígenos o la primera dosis de la vacuna. El vicepresidente y consejero delegado de Meliá valoró la idoneidad de este paso adelante para el sector. «Era el momento» para su lanzamiento por la buena situación sanitaria de las islas y en el marco de Fitur.

Ojo con los «tardeos»

El presidente de Exceltur, pasando página de las declaraciones del vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, en las que se congratuló porque no vuelvan las cifras récord de turistas de 2019, abundó en que «todos hemos hechos un sacrificio tremendo, sobre todo la restauración, pero estoy convencido de que va a merecer la pena porque no podíamos permitirnos el lujo de perder la temporada turística».

En este sentido, Escarrer hizo una llamada a la prudencian porque «nos tenemos que asegurar de que no nos volvamos locos», y sigan los protocolos para que no haya riesgos con «los tardeos» y las «concentraciones», aunque haya «mucho que celebrar cuando el Mallorca sube a Primera».

Escarrer advirtió que «cualquier incidencia puede marcar la diferencia y no nos podemos permitir el lujo de que el Reino Unido nos vuelva a poner en ámbar» a España y las islas en el semáforo de viajes, que se revisará a principios de junio. Como apuntó el mallorquín entre estar «en ámbar o en rojo la diferencia es mínima» porque los británicos no van a viajar con la cuarentena y los test que exige el Gobierno de Johnson.

Por otro lado, Meliá ya ha firmado once nuevos proyectos en lo que va de año en Asia Pacífico y el Mediterráneo. En este año «atípico», Escarrer destacó que no habrá Fallas ni San Fermín pero «gracias a Dios sí hay Fitur».