Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles de lujo de Mallorca rozan ocupaciones del 80%

Vienen alemanes, austríacos o suizos, también con reservas canceladas en 2020

Hotel Belmond La Residencia, en Deià, es uno de los hoteles integrados en Essentially Mallorca.

Hotel Belmond La Residencia, en Deià, es uno de los hoteles integrados en Essentially Mallorca.

Las ganas de viajar están latentes y en cuanto es posible se concretan. Así lo están constatando los hoteles de lujo de Mallorca. Estos establecimientos abrieron sus puertas en Semana Santa. Ninguno ha cerrado y están teniendo ocupaciones que rondan el 80%. Se trata de turistas que eligen lo exclusivo durante todas las etapas de su viaje y muchos llegan a la isla en aviones ejecutivos. Solamente el domingo pasado Son Sant Joan registró 80 movimientos (aterrizajes y despegues) de jets privados. Con la baja incidencia de la covid, el lujo también goza de buena salud en la isla.

«Los últimos días están siendo espectaculares, por las vacaciones en Alemania», en este segmento exclusivo, confirma Jesús Cuartero, presidente de Essentially Mallorca, la asociación nacida en 2013 que promociona Mallorca como destino turístico de lujo y reúne a empresas de diversos sectores que juntas ofrecen experiencias marcadas por la exclusividad y la tradición de la isla, con el añadido de la privacidad y un producto turístico a la medida, en el que al alojamiento en hoteles o villas se suma la náutica o el golf, la gastronomía y productos locales el transporte con conductor, vuelos privados o servicio de concierge (trato personalizado ante cualquier necesidad durante toda la estancia en la isla).

A finales de marzo, la Semana Santa marcó el pistoletazo de salida de los hoteles más exclusivos de Mallorca asociados en Essentially y repartidos entre Palma, Pollença, Montuïri, Llucmajor, Deià, Canyamel, Campos o Costa d’en Blanes.

«Los últimos días están siendo espectaculares por las vacaciones en Alemania», dice Jesús Cuartero

decoration

Prácticamente todos reiniciaron su actividad, y lo más importante, se han logrado mantener operativos, a pesar de lo efímeras que son las reservas desde que la pandemia se instaló hace quince meses en nuestras vidas y también en una planificación que se torna imposible en el sector turístico por las restricciones a la movilidad y los vaivenes de la situación sanitaria. Es Príncep, Can Simoneta, Son Brull, Palacio Can Marqués, Cap Rocat Hotel, Capvermell Grand Hotel, Belmond La Residencia, Finca Serena, St. Regis Mardavall, Fontsanta Hotel Thermal Spa, GPRO Valparaíso Palace, el Nixe Palace o El Llorenç Parc de la Mar están alojando a alemanes, austríacos, suizos, belgas, holandeses, suecos o franceses (mercado en auge). Y, en menor medida, también hay residentes que se están dando un capricho durante el fin de semana en estos hoteles.

Algunos de los turistas amantes de la exclusividad están disfrutando de reservas que cancelaron el año pasado.

La aviación ejecutiva sigue al alza en Mallorca o Eivissa. El archipiélago tuvo en Pascua una media de 43 aterrizajes diarios —24 por jornada en el caso de Son Sant Joan—, sobre todo de vuelos procedentes de Alemania, otras comunidades autónomas (el turista de lujo doméstico se está redirigiendo a la isla por la crisis sanitaria) o Suiza.

Así las cosas, Essentially sigue creciendo, tanto en número —ya tiene confirmados cuatro socios nuevos (la firma de joyería Isabel Guarch, Rialto Living, El Llorenç y el restaurante Dins Santi Taura) como en iniciativas. La asociación, junto al Consell de Mallorca, se ha integrado en la plataforma España, destino de excelencia, presentada la semana pasada en Madrid, otro lobby turístico que reúne a instituciones y organismos de Eivissa, Marbella, Barcelona, Euskadi o Valencia.

Cuartero, reelegido como presidente de Essentially hace dos meses, cruza los dedos para que el segmento del lujo continúe con su «significativo interés» por la isla.

Compartir el artículo

stats