Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Extraoficial

Extraoficial | El dinero de la autopista a Campos se gastó hace 14 años

La peleona alcaldesa de Campos, Xisca Porquer (PP), hizo honor a su fama.

Los 28 millones que ha costado la polémica autovía entre Llucmajor y Campos, inaugurada el lunes por la presidenta de Mallorca, Catalina Cladera, se han tenido que pagar con recursos propios del Consell de Mallorca. Los millones que envió el Gobierno central en el Plan de Carreteras para esta y otras obras fueron gastados por la institución insular en tiempos de crisis en otros conceptos, básicamente gasto corriente, hace ahora unos 14 años. Ello ha provocado que se haya tenido que tirar de presupuesto propio.

Desde el año 2011 el Ministerio de Fomento no envía dinero para carreteras a Mallorca, pese a que se firmó un convenio en 2007 por valor de 431 millones. De 2007 a 2011 Madrid remitió 194 millones para construir infraestructuras viarias en nuestra isla. Según el PP, cuando llegaron al gobierno del Consell en 2011 se encontraron con que la institución insular que presidía Francina Armengol en la legislatura anterior había metido el dinero de carreteras en la caja común y lo utilizaron para hacer frente a las necesidades de la crisis económica que se vivía en aquellos momentos. Por ello, hace ahora más de 10 años que Madrid no manda dinero a las carreteras a Mallorca y todas las obras que se realizan son con presupuesto propio de la institución insular. El Ministerio de Fomento del PP de Mariano Rajoy, al ver que las autoridades mallorquinas no utilizaban el dinero enviado para construir carreteras, cortó el grifo y desde el año 2011 no ha llegado un céntimo para este tipo de obras.

Por este motivo, ahora se está renegociando un nuevo convenio de carreteras contrarreloj para que Madrid siga enviando millones para carreteras y el Consell no tenga que seguir pagándolas de su propio presupuesto. En esta negociación se ha conseguido que Madrid prometa enviar 8 millones este año. Serán los primeros euros del Convenio de Carreteras que llegarán a Mallorca a lo largo de una década.

Uno de los argumentos de las entidades ecologistas para rechazar la obra, además de su impacto ecológico, es el destinar dinero del presupuesto de todos los mallorquines a estos macroproyectos. 

Més y Podemos no querían el acto de inauguración de la contestada autovía que organizó Cladera

La ausencia de Més y Podemos a la inauguración de la contestada autopista entre Llucmajor y Campos, presidida por la socialista Catalina Cladera, ha agravado las tensas relaciones entre los socios del pacto de izquierdas en el Consell de Mallorca. Nacionalistas y morados no querían que se realizase ningún acto de inauguración, ya que saben que las entidades ecologistas, afines a estas dos formaciones, no se lo perdonarían. Pretendían que la carretera se abriera al tráfico una vez terminadas las obras sin ningún tipo de festejo.

No obstante, la presidenta del Consell y los socialistas se negaron en redondo a que una obra tan importante, que ha costado 28 millones de euros, no tuviera un acto de inauguración. Hubiera sido la primera obra de estas características sin una apertura oficial.

Durante semanas hubo tiras y aflojas entre los socios del Pacto de izquierdas por esta cuestión. Al final Cladera decidió inaugurarla en solitario, se llevó a su consellera de Territorio, Maria Antònia Garcias, que no gestiona nada de carreteras. Més y Podemos ni hicieron acto de presencia. Ni el conseller podemita Iván Sevillano, responsable insular de Carreteras, quiso acudir a la inauguración. Sabía que le lloverían palos de sus ‘amigos’ ecologistas durante días si se hubiera personado a la inauguración de la autopista de la controversia. Un dato curioso es que los consellers ejecutivos de Més y Podemos ni siquiera recibieron una notificación oficial del acto de Cladera en la autopista. Los socialistas sabían que no vendrían y tendrían que enfrentarse solos a las pancartas, tal y como tuvo que hacer la propia presidenta del Consell.

Xisca Porquer: La alcaldesa de Campos no desaprovecha la oportunidad de una buena pelea 

Es conocida la afición de la alcaldesa de Campos, Xisca Porquer (PP), de saltar a la arena para pelearse con el primero que se le ponga por delante. Sus combates son habituales en las redes sociales y en el ámbito municipal de su pueblo, pero el lunes traspasó fronteras. No desaprovechó la oportunidad de una buena pelea tras la inauguración de la autopista. Se plantó ante los ecologistas y se encaró con ellos para recriminarles que no bajaran el volumen de sus cánticos mientras hablaba el alcalde de Llucmajor. Quien subió el volumen fue ella y la presidenta Catalina Cladera quedó toda contenta de que la alcaldesa del PP le domesticara a los Antiautopista para toda la jornada.

El PP ovaciona a Pérez-Ribas: El crítico de Ciudadanos ya está un poco más cerca de los populares

La bancada del PP al completo ovacionó ayer en el Parlament al crítico de Ciudadanos Marc Pérez-Ribas. Los populares ya miran como un diputado suyo al naranja y por ello no dudaron en aplaudirle cuando Pérez-Ribas culminó su intervención. Esta ovación confirma las negociaciones para el éxodo inminente de los críticos de Ciudadanos hacia el PP.

Compartir el artículo

stats