Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tejido empresarial se encoge hasta niveles sin precedentes

Baleares cerró abril con 39.024 empresas de alta en el régimen generan y agrava la caída de 2013

Una oficina del SOIB de Palma.

Las restricciones y la caída de la demanda han encogido el tejido empresarial hasta niveles sin precedentes, superando incluso el desplome que se registró durante la crisis anterior, aunque con la diferencia de que si en la que se inició en 2008 la pérdida estaba motivada por la desaparición de las mismas, en este caso son muchas que se encuentran en hibernación y a la espera de que se reactive la actividad turística, según señalan los economistas consultados. Los datos facilitados por la Tesorería General de la Seguridad Social cifran en 39.024 las empresas de alta en el régimen general (no incluye a los autónomos), rompiendo así el suelo que quedó fijado en los momentos del anterior crack económico, cuando en 2013 ese número bajó hasta las 39.109 en su mes de abril.

La cifra del mes pasado supone quedar por debajo de la de las mismas fechas de 2020, en pleno confinamiento, cuando se contabilizaron 40.274, y se sitúa a enorme distancia de las 46.237 de abril de 2019, cuando en plena Semana Santa se dio el pistoletazo de salida a la última temporada turística ‘normal’ que han tenido las islas.

El descenso en relación al pasado año, y sobre todo cuando se compara con 2019, es especialmente intenso en el sector servicios, que es el más afectado por la caída del consumo y por las restricciones que se han venido aplicando para frenar la propagación del coronavirus, al incluir a las empresas de alojamiento, al comercio o a la restauración.

Según el informe de la Seguridad Social, durante el pasado abril había en las islas 29.961 empresas de servicios de alta, claramente por debajo de las 31.475 del mismo periodo de 2020 y a enorme distancia de las 36.527 de 2019. Pero la cifra de este año es incluso peor que la de 2013, cuando en este sector aparecieron registradas 31.383.

En este apartado hay que hacer una especial referencia a la restauración. Este año hay 4.904 altas en esta actividad cuando en 2020 se alcanzaban las 5.570 y en 2019 las 6.901, lo que refleja el coste que para este colectivo empresarial están teniendo las duras restricciones que se le han aplicado y que, en estos momentos, impiden que se abra el interior de los establecimientos.

También la industria muestra una evolución a la baja, con 2.712 altas durante el pasado abril frente a las 2.732 de 2020.

La excepción la marca el crecimiento de la construcción, con sus 6.176 altas de este año, superando las 5.892 de 2020, aunque no las 6.479 de 2019.

Compartir el artículo

stats