Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ordenan el ingreso inmediato en prisión del policía que acosó a Sonia Vivas

El agente había pedido que se suspendiera su ingreso por un recurso ante el Constitucional

El agente que debe entrar en prisión

El agente que debe entrar en prisión

La Audiencia de Palma lo tiene claro: Rafael Puigrós, el policía local que acosó a su excompañera Sonia Vivas, actual concejal de Podemos, por su condición de lesbiana, debe ingresar inmediatamente en prisión. El agente debe cumplir tres años y medio de cárcel, aunque ha intentado todas las maniobras legales a su alcance para evitar su ingreso en prisión. 

El tribunal que en su momento le declaró culpable de coacciones y de denuncia falsa ha desmontado el último intento del funcionario municipal de retrasar su ingreso. Debido a que había presentado un último recurso ante el Tribunal Constitucional, e incluso un indulto porque se siente injustamente condenado, el tribunal ha desestimado esta petición. Dice la Sala que no es competente para pronunciarse sobre una posible suspensión de la pena, sino que ha de ser el Constitucional quien lo decida. Y por ello, al rechazar el recurso, ordenan las magistradas que debe ingresar de inmediato en la cárcel, aunque no fija la fecha en la que se debe ejecutar esta orden.

Puigrós, junto a su compañero Alberto Juan, ya tienen experiencia entre rejas. Ambos agentes locales, que están suspendidos a la espera de ser definitivamente expulsados de la Policía Local de Palma, fueron a visitar a una antigua pareja de Sonia Vivas. La concejal, en su condición de policía local, había denunciando ante el juez Penalva que hacía años que venía sufriendo una persecución personal, dirigida por Rafael Puigrós y Alberto Juan, porque no les gustaba trabajar con una compañera que confesaba su condición de lesbiana. En la visita a la exnovia de Vivas, realizada en su puesto de trabajo, los dos agentes le advirtieron a esta mujer que fuera con cuidado con lo que contaba, ya que sabían donde vivía. La mujer se sintió coaccionada con esta frase y decidió denunciar los hechos ante el juez.

Pero la actuación de Puigrós fue mucho más lejos. Presentó una denuncia falsa contra Sonia Vivas, afirmando que había agredido a un detenido en los calabozos del cuartel, aunque él había parado la agresión. Se demostró que todo era falso, dado que el día que se produjo este supuesto incidente, Vivas no había ido a trabajar, lo que era imposible que hubiera golpeado a este detenido.

Sin bien es cierto que los tribunales han declarado que el acoso por razones de homofobia que sufrió Sonia Vivas ya había prescrito, ello ha impedido que se pueda sancionar a los autores. Pero lo que no ha prescrito son los otros dos delitos que cometieron tras ser denunciados.

Puigrós ha venido reiterando su inocencia. Sin embargo, durante el juicio se acogió a su derecho a no declarar y por tanto evitar responder a las preguntas que pretendían formularle.

Este agente suspendido fue, además, uno de las personas que pudo entrar, sin estar autorizada, a las dependencias del cuartel de Sant Ferran para asistir a la celebración por la jubilación de su hermano. Fue quien llevó los alimentos y parece ser que fue muy bien recibido en el cuartel, ya que a pesar de que ha sido declarado culpable a través de tres tribunales distintos por hechos muy graves, sigue contando con un gran apoyo interno dentro de Sant Ferran. Además, es uno de los más activos en la campaña de desprestigio iniciada contra el juez Penalva y el fiscal Subirán. Junto a su compañero ejerce la acusación en la causa que se tramita en el TSJB y pretende atribuir un rosario de delitos a ambos instructores del caso Cursach.

Rafael Puigrós fue también el policía que abordó al alcalde Illa durante una celebración popular, en la que el primer edil estaba acompañado de su mujer y sus hijas menores. Pretendía que el alcalde hablara de la relación que tuvo con el juez y el fiscal, y grabó la conversación. Después utilizó esta grabación clandestina para atacar al alcalde que se presentaba a la reelección. Su intento, sin embargo, fracasó.

El otro policía

El otro agente Alberto Juan, que también ha sido condenado por la persecución contra Sonia Vivas, no ingresará en prisión. Ello se debe a que solo fue condenado por un delito de coacciones, ya que él no tuvo nada que ver con el intento de presentar una denuncia falsa contra la hoy concejal de Palma.

Este agente está en estos momentos suspendido, debido a que fue condenado. Según pudo confirmar este periódico, hace varias semanas solicitó su reingreso al trabajo. Esta decisión se está estudiando, pero existe un artículo de la ley que permite el reingreso de funcionarios que han sido condenados y que ya han cumplido la condena. 

Sin embargo, en este caso, al tratarse de una condena por un delito doloso, no parece que esta petición de reingreso a la carrera de funcionario se vaya a aceptar. Alberto Juan estaba suspendido de forma provisional a la espera del pronunciamiento de los tribunales. Sin embargo, el Supremo también le ha declarado culpable y ahora se iniciará un proceso de expulsión definitiva.

Compartir el artículo

stats