La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han intervenido este sábado en el aeropuerto de Palma un lote de 1.175 test covid-19 procedentes de China, que han sido retirados por tratarse de artículos que deben importarse por los canales establecidos por las autoridades sanitarias.

Agentes de la Unidad de Análisis de Riesgo (UAR), pertenecientes a la Guardia Civil y a Vigilancia Aduanera, han intervenido los test para detectar la enfermedad en un servicio de control de mercancías en el Aeropuerto de Palma, ha detallado el instituto armado en un comunicado.

Los test procedentes de China iban destinados a las islas de Ibiza y Mallorca.

La Guardia Civil ha advertido de que, además de importarse por las vías establecidas por Sanidad, los test, a día de hoy, no pueden usarse como autodiagnóstico y únicamente los pueden emplear los profesionales sanitarios.

Alertan de que, aunque existen empresas que ofrecen estos artículos en internet, pueden no cumplir los requisitos de la legislación vigente.