Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cort denuncia a otro policía local que asistió a la fiesta de Sant Ferran

Los dos inspectores que autorizaron la celebración ganan más dinero que el alcalde

Mientras los ciudadanos cumplían el toque de queda, los policías celebraron una fiesta en el cuartel de Sant Ferran.

El ayuntamiento de Palma, a través de la concejalía de Seguretat Ciutadana, ha denunciado a otro de los agentes que asistió a la celebración que se celebró en el cuartel de Sant Ferran, en pleno estado de alarma. Esta denuncia se basa en el informe que ha elaborado el grupo de Asuntos Internos de la Policía Local, que ha comprobado que este agente acudió a la celebración, supuestamente organizada como homenaje a un compañero que se jubilaba, sin estar de servicio. No se le denuncia por su asistencia, sino porque no respetó el horario de toque de queda, ya que se ha demostrado que abandonó el cuartel más tarde de las diez de la noche. Al no estar de servicio esa jornada no tenía ninguna excusa de estar fuera de su domicilio más tarde de la hora marcada en el toque de queda. De hecho, se ha comprobado a través de las grabaciones que la celebración empezó a las 21.30 horas y los últimos invitados se marcharon del cuartel a la una menos cuarto de la madrugada. Este agente será denunciado por no respetar la normativa sanitaria y se enfrenta a una sanción económica. Tampoco se descarta que se adopten otras medidas disciplinarias contra él.

Cabe recordar que a esta celebración, de la que no se dio cuenta ni al jefe, ni a la concejal, asistieron también tres agentes que habían sido suspendidos tras ser condenados por diferentes delitos. Uno de ellos es Rafel Puigrós, condenado por el caso de acoso a su excompañera Sonia Vivas, que está pendiente de su ingreso en prisión. El policía que se jubilaba era, precisamente, su hermano, también investigado en su momento en el caso de corrupción policial. No se descarta que, aprovechando esta jubilación, se organizara una celebración conjunta a los dos hermanos Puigrós, dado que el agente que ha de ingresar en prisión cuenta con el apoyo de muchos de sus compañeros, a pesar de la gravedad de los delitos por los que fue condenado.

Además de las sanciones por no cumplir las normas de toque de queda, la Policía Local adoptó decisiones inmediatas. Apartó del servicio y abrió un expediente sancionador a los dos inspectores que coordinaban los turnos de tarde y de noche. Son dos mandos que también están imputados y sobre los que pesan acusaciones muy graves de corrupción. Se trata de Carlos Tomás y Joan Llompart, que en estos momentos están apartados del servicio.

Estos dos inspectores han estado ganando en los últimos meses un sueldo muy por encima del que cobra el alcalde de Palma. Perciben una nómina de más de 4.000 euros, entre sueldo y complementos. Ello se debe a las horas extras que han hecho, ya que se han «aprovechado» de la carencia de mandos que sufre la Policía Local. Por ello, podían realizar servicios extras, que están muy remunerados. El servicio de noche del día de la fiesta, realizado por Carlos Tomás, se remuneró con un abono extra de alrededor de 600 euros. Además, estos inspectores cobraron, entre los dos, unos 300.000 euros por los meses que estuvieron suspendidos por el caso de corrupción.

Una solución para actuar de coordinador

Al quedar suspendidos los dos inspectores que actuaban de coordinadores la noche de la fiesta, la Policía Local está sufriendo una carencia de mandos de la escala ejecutiva para realizar esta función. Como solución se ha decidido aplicar una instrucción del año 2001 para que esta función, conocida también como X0, la realicen policías de menor categoría laboral. En concreto, la desarrollarán oficiales de Policía. Su función se limitará al horario de noche, los fines de semana y los días festivos. Cabe recordar que existe un bolsín de inspectores interinos que lleva años congelado.

Compartir el artículo

stats