Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva sede del SOCIB será la primera pieza del polo marino del Moll Vell

Armengol presenta con el ministro Pedro Duque el nuevo edificio del Sistema de Observación Costera cuya construcción finalizará en 2023

Recreación virtual de la nueva sede del Servicio de Observación Costera (SOCIB) en el Moll Vell.

Recreación virtual de la nueva sede del Servicio de Observación Costera (SOCIB) en el Moll Vell.

La nueva sede del Sistema de Observación y Predicción Costera (SOCIB) será la primera pieza del polo de investigación marina del Moll Vell. Con una superficie de 772 metros cuadrados y tres plantas con capacidad para albergar a más de 100 trabajadores y un presupuesto de 8,2 millones de euros pretende ser «un referente en Europa en la investigación del Mediterráneo». Este complejo formará parte del proyecto de polo marino con el que el Govern quiere competir para la llegada de fondos europeos de recuperación NextGeneration-EU a Balears.

La presidenta de Govern, Francina Armengol, presentó ayer junto al ministro de Ciencia e Investigación, Pedro Duque; la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez; y el director del SOCIB, Quim Tintoré, en un acto en el Consolat la que será primera pieza del polo de investigación marina que aspira a convertir el Moll Vell: la nueva sede del Sistema de Observación Costero, hasta ahora ubicado en el Parc Bit. Este edificio se ubicará en una parcela cedida por la Autoridad Portuaria (APB) y se prevé que esté operativo en 2023.

Armengol presentó este proyecto como «parte del nuevo polo marino y conectado al nuevo distrito de innovación de Nou Llevant» y «una oportunidad para la llegada de los fondos Next Generation». De momento, no obstante, esta nueva sede del SOCIB será cofinanciada entre Gobierno y Govern, que utilizará para ello fondos europeos FEDER.

La presidenta del Govern defendió que «aunque queda mucho camino por hacer» dada la baja inversión en I+D en las islas, «la apuesta clara de futuro es la ciencia y la innovación». Sobre la apuesta por la investigación marina, Armengol aseguró que el Govern trabaja para que Balears sea conocida como «los mejores en investigar el medio marino». «Es fundamental conocer el estado del mar y enfocar el futuro basado en la sostenibilidad en todos los ámbitos: social, económica y medioambiental», pronunció.

En esta línea, resaltó la puesta en marcha en las islas de la Ley de Cambio Climático, la Ley de Residuos, el decreto para la protección de la posidonia, la protección del corredor de cetáceos entre el archipiélago y la costa peninsular o la ampliación del área marina protegida de Cabrera. «Estamos labrando una serie de proyectos que ponen de referencia a Balears en la protección, sostenibilidad y estudio de nuestras costas», sostuvo la líder del ejecutivo balear.

Armengol con Pedro Duque, ayer en la presentación del proyecto en el Consolat. | B.RAMON

«Que Balears sea un referente»

Por su parte, el ministro Duque, que, aunque aseguró que el día de ayer era «importante», señaló que «más importante será cuando esté acabado» en 2023, destacó la labor del Servicio de Observación Costera en la necesidad de investigar y predecir la variabilidad del mar ante el Cambio Climático y aplaudió la «cooperación» entre Gobierno y Govern para conseguir que Balears sea «un referente en el campo del conocimiento de los océanos».

En la misma línea, el director del SOCIB, Quim Tintoré, agradeció el apoyo de las instituciones.

Por su parte, la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, recordó que el SOCIB se ha convertido «en un referente internacional» en la investigación del océano para «abordar el cambio climático y conseguir un mar saludable».

Datos en tiempo real del mar Mediterráneo

Como observatorio oceánico, el SOCIB monitoriza de forma continua el Mediterráneo occidental proveyendo datos en tiempo real a través de una red de boyas de deriva superficial, perfiladores, 16 estaciones costeras instaladas en distintos puertos y zonas costeras de las islas, tres boyas metoceánicas instaladas en el canal de Eivissa, la bahía de Palma y frente a la costa norte en Sóller, un buque oceanográfico, dos estaciones de radar costero, una flota siete planeadores submarinos y dos sistemas de monitorización de playas.

Compartir el artículo

stats