Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Los turistas no votan | Por Matías Vallés

Turistas alemanes en el hotel Allsun Pil·larí de Platja de Palma, en Semana Santa

Turistas alemanes en el hotel Allsun Pil·larí de Platja de Palma, en Semana Santa B. Ramon

El Govern ha decretado el estado de alarma en Balears (8,8% de vacunación), sustanciado policialmente por Podemos y recurrido por Vox. Imaginen la respuesta de la izquierda si el recorte de libertades fundamentales hubiera sido acordado por el president José Ramón Bauzá.

Mantener el toque de queda tras su supresión en España (11,4%) contradice los datos epidemiológicos del Govern. Con mayor índice de contagios, Estados Unidos (32%) ha liberado de la mascarilla a sus vacunados. La letanía de que el encierro «salva vidas» obliga a proclamar comunidades homicidas a Andalucía (11,2%), Castilla y León (15,4%) o Cataluña (11,3), por citar a algunas de las 16 autonomías que han vacunado más que Balears y que han renunciado a prolongar el cierre nocturno.

El pronunciamiento de una sala del Tribunal Superior famosa por sus desaciertos aporta sabor dogmático al guiso, pero carece de valor científico. Con el matiz apreciable de que los magistrados son inamovibles, a diferencia de los políticos. Aunque sea excepcionalmente, hubiera resultado más práctico atender a la opinión de los ciudadanos libremente expresada en Madrid (9,3%), porque los turistas no votan. (En ningún caso los porcentajes adjuntados pretenden demostrar que el rijoso toque de queda es una cortina de humo, para ocultar que Balears lleva cinco meses a la cola de la vacunación).

Compartir el artículo

stats