Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La llegada del turismo británico a Balears, pendiente del semáforo que exime de la cuarentena

El Reino Unido ultima su decisión, que este viernes puede hacerse pública, para clasificar, según el riesgo de covid, a los destinos a los que podrán viajar sus ciudadanos este verano

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su pareja, Carrie Symonds a su llegada a un colegio electoral para votar, en Londres.

El primer ministro británico, Boris Johnson, y su pareja, Carrie Symonds a su llegada a un colegio electoral para votar, en Londres.

Este viernes puede ser el día en que Balears gane la lotería, aunque no le va a tocar el gordo. Como mucho una pedrea, que se traducirá en que los turistas británicos tendrán luz verde para empezar a reservar sus vacaciones profilácticas este verano. Además del avión y el alojamiento en el archipiélago, acatando las restricciones por la pandemia antes de salir del Reino Unido, durante su estancia en las islas y a su regreso, los viajeros que se decidan a venir tendrán que incluir en el paquete un abanico de pruebas diagnósticas. TUI UK ya se ha adelantado y los incluye en sus viajes combinados, 23 euros para un destino verde. El que no corre vuela.

Se lleva días especulando con que hoy se hará el anuncio. El Reino Unido última sus decisiones para continuar informando a su población, al sector turístico y a destinos como Balears, sobre la hoja de ruta que se desveló el 9 de abril: el semáforo de viajes basado en el nivel de riesgo de covid en el que el archipiélago considera que se merece la categoría verde que librará a los británicos de la cuarentena a su regreso.

De lo que no se liberarán es de hacerse un test antes de coger el vuelo y otro (PCR en este caso) a su vuelta, por imposición de su gobierno, todos ellos en un listado de laboratorios oficial. Y sin olvidar que para entrar en su destino de vacaciones también deben presentar un PCR en el caso de España.

Zozobra

El archipiélago tiene posibilidades, como hemos oído hasta la saciedad desde Madrid, el Govern y el sector turístico, se lo merece —de ahí las férreas restricciones que quiere seguir imponiendo la presidenta Francina Armengol a la población balear al menos dos semanas más—, si el equipo que encabeza el ministro de Transportes británico, Grant Shapps, nos evalúa diferenciándonos de la España peninsular.

La misma zozobra que se palpa en las islas desde hace un mes para saber si somos ‘verdes’ o ámbar (con cuarentena de diez días y otro PCR más a pagar) la enfrentan en el Reino Unido. Desde el sector turístico británico se criticaba esta semana que las elecciones municipales y regionales (Escocia y Gales) que se celebraron ayer han retrasado la agonía, previsiblemente hasta esta afternoon, según se ha filtrado, por el recuento de esos comicios.

Hasta el empacho se ha repetido desde Londres, también su embajador en España, Hugh Elliott, insistió durante su visita a las islas la semana pasada, que las vacaciones de los británicos «no serán posible hasta el 17 de mayo como muy pronto» .

Se justifica por la situación de la pandemia fuera del Reino Unido «y el paso al que avanzan las campañas de vacunación en otros países», según se expone en la hora de ruta del Grupo de Trabajo sobre los Viajes Internacionales del Estado que triunfa en medio de la pandemia gracias a su divorcio de la UE.

El Gobierno británico esgrime que quiere que se reanuden los viajes al extranjero y que «desea que la gente este año pueda pasar sus vacaciones de verano en el Reino Unido o en el extranjero», un anhelo muy revelador por el destino que se nombra primero.

No lo va poner fácil el Gobierno de Boris Johnson para que Balears pueda rifarse con el resto de destinos competidores los 3,7 millones de británicos que venían antes de la crisis a las islas (223.500 turistas el año pasado con pandemia y cuarentena, un 94 % menos). Se especula sobre si Portugal y Malta ya partirán este mayo como zonas verde. España en esa quiniela saldría en principio en ámbar. De ahí que el socialista Iago Negueruela (y los hoteleros) defienda la independencia de las islas con su sombrero de conseller de Turismo ante el Reino Unido, o Alemania.

Las islas sometidas a examen

Evaluación

Población vacunada, tasa de infección, y variantes covid: Entre los factores que examina Londres pesa mucho la población vacunada (26,3 % con una dosis en Balears, se cree que se exigirá un 40 %) y la capacidad de secuenciación genética, en la que sí destacan las islas.

Fechas clave

La hoja de ruta británica marcará el verano: el 28 de junio se hará una revisión sobre el panorama sanitario nacional e internacional, otra el 31 de julio y de nuevo el 1 de octubre.

¿Qué factores son claves para la evaluación a la que van a estar sometido el archipiélago todo el verano? El porcentaje de población vacunada, la tasa de infección, la prevalencia de variantes de covid y el acceso «del país» a datos científicos fiables y secuenciación genética, según especifica el Reino Unido, «líder mundial» en este último aspecto.

Hay otra categoría, la «lista de vigilancia verde, para identificar los países con mayor riesgo", lo que puede significar cuarentena por sorpresa al regresar

decoration

De esta complicada lotería hoy podemos saber si nos hemos ganado el color esmeralda. Aunque así sea, hay que tener presente que Londres tiene otra categoría, la «lista de vigilancia verde, para identificar los países con mayor riesgo» de pasar al ámbar, para dar «mayor garantía» a los turistas: Pero ya se advierte que puede que no se avise por adelantado, y se encuentren de repente con cuarentena a su regreso. La pedrea va a estar dura.

Desconfianza entre los hoteleros

Hasta los hoteleros más optimistas, que sin reservas en ciernes ven el vaso medio lleno, desconfían de que en mayo Balears vaya a enarbolar el color verde en el semáforo de viajes británico. De cualquier forma, ya saben cómo prepararse para facilitar que los turistas británicos, alemanes o de cualquier otra nacionalidad se hagan las pruebas covid, otro protocolo más que han asumido con naturalidad. Su batalla particular es que el Reino Unido acabe acatando los test de antígenos para abaratar las vacaciones. «Relajémonos, ahora no nos van a dar el verde», dicen desde del sector. Lo que importa es julio «cuando se empieza a hacer dinero».

Compartir el artículo

stats