Balears cerró el pasado mes de abril con 82.066 parados, lo que supone un 13,1% más que en el mismo mes de 2020, cuando ya estaba declarado el estado de alarma (es el incremento más acentuado de todo el país), pero que eleva en un 83% la cifra que se registraba en 2019, cuando la economía de las islas mostraba cifras récord de actividad.

Pese a ello, el conseller de Trabajo, Iago Negueruela, y el director general de Empleo, Llorenç Pou, apuntaron ayer algunos indicios de reactivación, como es que estemos ante el tercer mes consecutivo en el que el empleo crece si se compara con el mes anterior (en este caso esa bajada es de un 1,1%), o que se perciba ya un aumento interanual en las actividades menos relacionadas con el turismo (es decir, excluyendo la hotelería o el comercio).

En cualquier caso, no se ocultó la dureza del número de parados actualmente existente en un contexto de restricciones a la actividad económica para frenar la pandemia. Como se ha indicado, el crecimiento del 13,1% del desempleo respecto a 2020 es el más importante del país y supera con creces la media estatal, donde esta subida ha sido del 2,1%.

Con esa cifra, la tasa de paro administrativo (el de las personas que están inscritas en el servicio balear de empleo) se sitúa en un 15,9%, en este caso por debajo de la media estatal del 17% gracias a que las islas partían de una situación mucho más favorable antes de la pandemia.

Por lo que respecta al número de personas con un puesto de trabajo, en abril se situó en 431.026, con una caída del 6,4% respecto a las mismas fechas del pasado año. Pero a la hora de analizar este dato, hay que tener en cuenta un factor fundamental: en abril de 2020 los fijos discontinuos habían sido llamados a sus empresas para incorporarlos en los ERTE, por lo que constaban como personas ocupadas. En cambio, este colectivo está cobrando en estos momentos la ayuda especial creada para ellos, y no aparecen en esta estadística aunque siguen dentro de sus empresas. Según puso de relieve el director general, si los incorporáramos a las cifras de empleo, Balears aparecería con un aumento próximo al de la media estatal.

Como se ha indicado, es en este punto donde desde el Govern se ven algunos indicios de reactivación, como es que es el tercer mes consecutivo en el que el empleo aumenta de forma intermensual, y además se da un crecimiento interanual en el caso de la construcción y en el de los servicios no turísticos (se excluye la hotelería y el comercio, donde las caídas son del 38,8% y del 4,5% respectivamente).

A ello se añade que el número de autónomos se ha situado en 91.898, claramente por encima de los 89.911 de 2020, pese a quedar todavía por debajo de los 93.454 de 2019.

Trabajadores en ERTE

La cifra de asalariados que siguen dentro de algún ERTE se ha situado en 29.192, con una evolución a la baja que la aleja de los más de 151.000 que se alcanzaron en mayo del pasado año.

Eso hace que el porcentaje de trabajadores en esta situación sea en Balears del 6,7%, claramente superior al 3,3% de la media estatal, aunque por detrás del 11% que se mantiene en Canarias.

Finalmente, se indicó que en las islas hay 91.570 personas que están cobrando alguna ayuda por paro.

Por otro lado, Llorenç Pou recordó que hasta ahora la renovación de las demandas de empleo se estaba realizando de manera automática, pero señaló que a partir del 1 de junio ésta deberá tramitarse de nuevo por parte del afectado, aunque sin necesidad de pasar por las oficinas del SOIB. Para ello, podrá hacerlo a través de la página web de este organismo, de su app, o mediante una llamada telefónica.

LAS REACCIONES

Carmen Planas (CAEB): «Es necesario que las ayudas lleguen urgentemente para reactivar el empleo»

La presidenta de la patronal CAEB, Carmen Planas, no ocultó la preocupación que genera el crecimiento del paro en Balears y esgrimió la necesidad de que las ayudas económicas lleguen con la mayor celeridad posible a las islas para reactivar así la actividad de las empresas y la generación de empleo.

Jordi Mora (PIMEM): «La batalla para sobrevivir de muchas empresas afecta a la precariedad laboral»

El presidente de PIMEM, Jordi Mora, lamentó que «la batalla de la supervivencia de muchas empresas afecta a la precariedad laboral, y no se contrata porque no se genera lo suficiente». En ese sentido, reivindicó también una mayor ayuda institucional, especialmente a autónomos y a pymes, «que son los que peor lo están pasando»

Ana Landero (UGT): «Es el momento de abrir un poquito la mano para que la gente pueda empezar a trabajar»

La secretaria de Acción Sindical de UGT en las islas, Ana Landero, afirmó que los datos del mercado laboral no son buenos, si bien apuntó que se percibe una leve mejoría, y aunque apostó por mantener una reactivación segura, defendió que «desde la prudencia, es el momento de abrir un poquito la mano para que la gente pueda comenzar a trabajar». Subrayó que el empleo debe ser de calidad y no precario.

Yolanda Calvo (CCOO): «Las ayudas a los trabajadores deben de mantenerse todo el tiempo que sea necesario

La secretaria de Empleo de CCOO-Balears, Yolanda Calvo, afirmó que esta crisis ha puesto en evidencia la debilidad del sistema productivo de las islas, y reclamó que se mantengan «todo el tiempo que sea necesario» las ayudas a los trabajadores y los ERTE.