Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Boulevard | La corrupción del PP y los abusos a menores del Consell son «casos aislados»

La UIB consigue 3,6 de los 362 millones de euros poscovid del ministerio, con un uno por ciento ocupa el número 36 en el reparto y obtiene la mitad que las universidades canarias

El inolvidable Rajoy de «casos aislados» y «pasan cosas» ha sido parodiado por el Consell para sacarse de encima los abusos.

Reyes Maroto le prestó un gran servicio a España, al denunciar una amenaza con la identidad del remitente en el sobre, porque así ha quedado definitivamente invalidada como ministra. Recuerden dónde leyeron el pasado domingo las virtudes ausentes de la titular de Turismo, que al día siguiente anulaba las mínimas posibilidades para la izquierda en las madrileñas.

El 24 de mayo de 2018, Rajoy presentó como «casos aislados» los escándalos de corrupción de su partido. Una semana después, dejaba de ser presidente del Gobierno por el «caso aislado» de la condena a su partido en la Gürtel. El 23 de abril de 2021, la comisión de ocultación de abusos sexuales a menores del Consell de Mallorca concluye que «ha quedado claro que se trataba de casos aislados».

La página que recoge los «casos aislados» de la corrupción del PP acumula dos centenares de escándalos en toda España. Los «casos aislados» de explotación sexual de menores tutelados por el Consell son 16, en la contabilidad de los encubridores. La institución socialcomunista parodia a Rajoy con la ayuda externa de espontáneos como Antoni Amengual de UM, porque esta filiación imprime carácter.

El 25 de febrero de 2009, tras implicar Baltasar Garzón en la Gürtel a diputados populares, Rajoy sintetizó en un mitin que «últimamente pasan cosas en España». El 23 de abril de 2021, tras enjuagar los abusos de menores en el Consell, la consellera socialista Lorena Oliver sentenció como su admirado Mariano que «hay que entender que las niñas están en un sistema abierto en el que salen y pasan cosas». Coloquen estas palabras en labios de un varón de derechas, y aguarden a la reacción satanizadora de la clerecía progresista. La política relativizadora de la explotación de menores, «pasan cosas», aliviará a las víctimas y facilitará la defensa de los violadores.

La corrupción masiva en el PP, con dirigentes mallorquines todavía en la cárcel, los abusos a menores en dependencias del Consell y las juergas en el cuartel de la Policía Local de Palma comparten la categoría de «casos aislados». El 11 de abril de 2015, el inolvidable Rajoy reconocía que en su partido «hay manzanas podridas, como en todas partes». Pueden tomarle el símil los responsables de instituciones mallorquinas donde se ha podrido hasta el cesto. Y seguro que celebrarán el próximo acto sobre violencia de género bajo el lema de «Casos aislados».

El ministerio de Universidades otorga unas subvenciones extraordinarias ligadas a la recuperación poscovid. Se conceden de acuerdo con las tesis doctorales leídas en los tres años anteriores al coronavirus, y el personal investigador docente y universitario. Se reparten 362 millones de euros, a la UIB le corresponden 3,6. Es decir, un uno por ciento del total, la institución número 36 de España en dicho apartado, las canarias suman el doble de dinero. Esta es la herencia de Llorenç Huguet, y siempre se puede empeorar.

A propósito, los integrantes de la candidatura de Jaume Carot deberían recordar que es conflictivo utilizar los correos electrónicos universitarios para comunicaciones relativas a la campaña electoral. Así lo piensan quienes los reciben. En fin, el Govern se ha lanzado a efectuar una campaña subterránea en favor de la socialista Carmen Orte, con descalificaciones de línea gruesa contra su rival. Esta movilización puede ser fatídica para la apasionada candidata. La UIB es la prolongación de la guerra entre Francina Armengol y Aina Calvo por otros medios. Pese al encono, conviene precisar que el Guardia Civil que escoltaba a las dos dirigentes socialistas en Cabrera no tenía por misión evitar un conato entre ambas.

En cambio, Armengol y Calvo se unen a la hora de prohibir. Cuesta coincidir con la sala de lo Contencioso del Tribunal Superior, pero ha trabajado junto a la fiscalía en pro de las libertades, al anular la prohibición gubernativa de una humilde manifestación de la CGT alegando argumentos sanitarios. En resumen, el Govern y la Delegación del Gobierno vetaban una marcha que iba desde la sede del Govern a la Delegación del Gobierno. En estos tiempos hay que excavar la libertad en los yacimientos más inesperados.

Reflexión dominical interestacional: «La ventaja de un pesimismo razonable es que también sirve para los malos tiempos».

Compartir el artículo

stats