Decenas de personas se reunieron la tarde del domingo en el Portitxol, cerca del club náutico, para aprovechar el buen tiempo en Palma después de una mañana lluviosa. El problema es que muchos de los presentes, tal y como se puede apreciar en las imágenes que acompañan a esta noticia, no llevan la mascarilla puesta ni guardan la distancia de seguridad, medidas esenciales para evitar los contagios de covid-19.

Ausencia de mascarillas en el Portitxol Miguel Ángel Ponce

Pese a que las nuevas restricciones frente al coronavirus en Baleares ya permitan reuniones en exteriores de máximo seis personas sin importar los núcleos de convivencia, la mascarilla sigue siendo obligatoria, menos en la playa cuando se toma el sol y siempre que se pueda mantener la distancia de seguridad, aunque sí que hay que ponérsela si se pasea por la playa.

Baleares sumó ayer 66 nuevos contagios de covid-19 en una nueva jornada en la que no se registraron nuevos fallecidos por el virus.