Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fiesta en la Policía Local se prolongó durante más de tres horas

Cort aparta del servicio a los dos inspectores que permitieron la celebración en una zona del cuartel donde no hay cámaras de grabación

Joana Adrover y José Luis Carque, en su comparecencia ante los medios.

Joana Adrover y José Luis Carque, en su comparecencia ante los medios. J. F. M.

De las 21.30 a las 0.45 horas. Tres horas y cuarto fue el tiempo que se prolongó la fiesta que el pasado día 13 se celebró en el cuartel de Sant Ferran, en plena pandemia sanitaria. Una celebración que se organizó en honor del policía Pedro Puigrós, por su próxima jubilación, a la que acudieron, además de sus compañeros de grupo, tres agentes de la Policía que han sido expulsados por ser unos delincuentes y que se desarrolló en una zona sin cámaras.

La regidora de Seguretat Ciutana, Joana Adrover, junto al jefe de la Policía Local, José Luis Carque, salieron ayer en rueda de prensa para anunciar las medidas disciplinarias que se han adoptado tras tener conocimiento de esta celebración. Unas medidas que se han acordado tras la investigación que ha realizado Asuntos Internos de la Policía Local, tras analizar la grabación de las cámaras del cuartel. Adrover no quiso utilizar el vocablo fiesta para definir la celebración e insistió en que se trató únicamente de un evento de homenaje a un policía local por su último día de servicio activo, ya que en junio se jubila. Explicó que la celebración tuvo lugar durante el horario habitual de descanso, si bien no detalló que se había prolongado hasta entrada la madrugada, cuando el tiempo autorizado de cena es de media hora. También insistió la concejala en que se ha constatado que en ningún momento se superó el aforo máximo permitido en la sala donde se celebró el evento (el antiguo bar del cuartel), que es de 20 personas. Ante la pregunta de que si tenía constancia de que en algún momento se juntaron los dos grupos ‘burbuja’ de la Policía Local, Adrover no quiso dar más detalles de la investigación, si bien señaló que estos datos se están investigando. Lo que sí reconoció es que habían asistido tres policías que en su momento fueron expulsados tras ser condenados por delitos graves y que abandonaron el cuartel superado el horario de toque de queda. 

Ante los hechos constatados, los responsables de la Policía acordaron medidas inmediatas. En primer lugar, se ha apartado del servicio a los dos inspectores responsables de la coordinación de los turnos de tarde y noche de ese día. Se trata de Joan Llompart y Carlos Tomás. Ambos están implicados en la trama corrupta de la Policía Local y están pendientes de ser juzgados. Ahora afrontan un expediente disciplinario, que se tramita en la conselleria de Interior y será el instructor quien propondrá, si así lo considera, la sanción correspondiente, que podría conllevar incluso la expulsión del Cuerpo. De momento, están suspendidos de empleo y sueldo. Estos dos mandos, no solo permitieron la celebración, sino que también participaron del evento.

La otra medida que se adopta es proponer una sanción a los tres agentes expulsados que pudieron entrar en el cuartel, por no cumplir el toque de queda que estaba marcado a las diez de la noche. Se trata de los policías suspendidos Rafael Puigrós (hermano del homenajeado), Alberto Juan y Carlos Vallecillo. Aunque no tenían prohibida su entrada en el cuartel, tampoco tenían ninguna autorización expresa para poder deambular por el edificio.

Tanto Adrover, como Carque, reconocieron que desconocían que se hubiera celebrado este homenaje y lamentaron el daño que ha supuesto a la imagen de la Policía Local de Palma.

Siguen analizando las cintas de seguridad del cuartel

¿Qué agentes de servicio y cuánto tiempo estuvieron en la celebración? Esta es la pregunta a la que intentan dar respuesta los investigadores que analizan las grabaciones de seguridad del cuartel, que se encuentran con la dificultad de que en la zona donde antaño estaba el bar, y que ahora se utiliza como comedor, carece de cámara de seguridad. Se sospecha que muchos de estos agentes, entre los que había otros implicados en la trama de corrupción y sindicalistas, estuvieron más tiempo del autorizado, que es de media hora, ya que la hora permitida de cena terminaba a las once de la noche y la fiesta se prolongó casi hasta la una de la madrugada. Se está también comprobando si los dos grupos ‘burbuja’ de los GAP se juntaron en el comedor, lo que iría en contra de las normas que deben cumplir los agentes. Ni Adrover, ni Carque, quisieron ayer dar más detalles de esta investigación, que ha sido traspasada a la conselleria de Interior, que será la encargada de analizar el caso ante una más que posible sanción a los dos mandos que permitieron, y participaron, en esta celebración. Otra sospecha que también se quiere aclarar es si se aprovechó esta celebración a Pedro Puigrós para rendir un homenaje a su hermano Rafael, quien está pendiente de ingresar en prisión. Lo que sí se sabe es que este último, no solo participó en el evento, sino que también se implicó en su organización, ya que fue uno de los encargados de llevar las viandas y las bebidas de la fiesta. 

Compartir el artículo

stats