Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Armengol rechaza el cordón sanitario a Vox que propone Més

"Les ganaremos con argumentos y con políticas", defiende la presidenta del Govern

La presidenta del Govern, hoy en el pleno del Parlament

La presidenta del Govern, hoy en el pleno del Parlament

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha rechazado hoy sumarse al cordón sanitario que propone Més para aislar a Vox en el Parlament. "No renunciaré nunca a hablar en sede parlamentaria donde para estar mi partido tanto ha luchado en su historia", ha desechado la propuesta de los ecosoberanistas, defendiendo que a la extrema derecha "les ganaremos con argumentos y con políticas".

Armengol se ha pronunciado al respecto, precisamente, a una pregunta del líder de Vox en Baleares, Jorge Campos, que le ha pedido si se había sumado al "cordón antidemocrático que le piden sus socios de Més". "No renunciaré nunca a hablar en sede parlamentaria donde para estar mi partido tanto ha luchado en su historia", le ha contestado la presidenta, que le ha advertido que "les ganaremos con argumentos y con políticas".

Después de que PSOE, Podemos y Más Madrid hayan decidido no volver a participar en debates electorales con Vox en la campaña electoral de Madrid, a raíz del bronco debate en la SER que acabó con la salida de Pablo Iglesias, Més volvió este lunes a abrir el debate sobre aplicar un cordón sanitario a la extrema derecha en Baleares. Una nueva invitación con la que sólo ha logrado atraer a Podemos. Del mismo modo que PP, Ciudadanos o El Pi, el PSOE ya rechazó ayer el cordón en el Parlament.

Los diputados de Més, hoy con carteles de "antifascistas" en el Parlament

Mientras tanto, Més ha enviado hoy una carta a todos los grupos del Parlament, a excepción de a Vox, en la que propone "articular una mesa de diálogo con el resto de fuerzas políticas que juntamente con la sociedad civil nos ayude a aislar los discursos y mensajes de los intolerantes" y "rechazar en votación totas las propuestas del partido de derecha radical e incluso renunciar a la posibilidad de presentar enmiendas con la intención de evitar cualquier debate". "Nuestra obligación como demócratas es apartar estas conductas de las instituciones, por eso os invitamos a trabajar juntos para hacer invisible la presencia de Vox en el Parlament", expone la misiva.

Compartir el artículo

stats