Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell aprueba rebajar la tasa de incineración un 3%

El PP alerta que "si no se dan prisa" en la aprobación definitiva, los ayuntamientos no podrán repercutirlo en la tasa de basuras hasta 2023 - El Pi, único grupo que se abstiene ante las dudas por la devolución de una ayuda de Tirme al Gobierno

Imagen de la planta incineradora de Son Reus.

Imagen de la planta incineradora de Son Reus.

El Consell aprobó ayer de manera inicial la nueva tarifa para la incineración de residuos sólidos que prevé una rebaja del tres por ciento, y con la que los ayuntamientos de la isla pasarían de pagar los actuales 111,20 euros por tonelada a 108,03 euros. Ahora, antes de que los consistorios puedan adaptar sus tasas para el año que viene, deberán esperar a la aprobación definitiva de estas nuevas tarifas que quedan pendientes del periodo de alegaciones. El PP alertó ayer en el pleno de la institución que «si no se dan prisa» las tasas de basuras no se podrán rebajar hasta 2023.

En un pleno extraordinario convocado con este único punto, el Consell trajo seis meses después una segunda propuesta para las nuevas tarifas de incineración, después de ya haber aprobado una de manera inicial el pasado mes de noviembre. La presidenta insular, Catalina Cladera, explicó que, pese a «no ser una operación fácil» debido a que la caída de los residuos generados a causa de la pandemia podía traducirse en un aumento de las tarifas, se ha podido «reconfigurar» la propuesta inicial y el Consell destinará 2,5 millones de sus remanentes a compensar a la concesionaria Tirme para acometer esta rebaja de las tarifas, que, según garantizó, los ayuntamientos podrán repercutir en la tasa de basuras de 2022.

Por su parte, el PP alertó de que «si no se dan prisa» en la aprobación definitiva de estas tarifas, los consistorios no podrán adaptarlo a su normativa fiscal, que deben tener cerrada antes de octubre. «Si desde la propuesta anterior a esta han pasado seis meses, no les dará tiempo», expresó sus dudas el portavoz del PP, Llorenç Galmés, que señaló que la consecuencia sería que ciudadanos y autónomos no se verían beneficiados de la rebaja hasta 2023. «De momento, ya ha perdido medio año», lamentó el popular.

La propuesta incluye también la rebaja de la tasa de lodos en un 15%, quedando en 74,55 euros por tonelada, y de la de incineración por residuos de origen animal de los mataderos, que quedará en 37,41 euros por tonelada.

El Pi se abstiene por sus dudas sobre el pago de 1,5 millones a Tirme

La aprobación inicial de las nuevas tarifas de incineración salieron ayer adelante por 30 votos y con la única abstención de El Pi. Los regionalistas justificaron el sentido de su voto en que aunque apoyan la rebaja se trata sólo de una aprobación inicial y que quieren poder analizar la sentencia que obliga a Tirme a devolver 1,5 millones de euros al Gobierno, que deberá asumir también el Consell para evitar el encarecimiento de la tarifa. Cabe recordar que el Consell de Mallorca, por primera vez en la historia, deberá poner dinero de otras partidas para que la tarifa de incineración de residuos no suba y puedan mantener la bajada prevista en tiempos de pandemia. Todo ello debido a que el Ministerio de Transición Ecológica que dirige la vicepresidenta Teresa Ribera ha decidido reclamarles una subvención de 1,5 millones dirigida a la producción de energía eléctrica en territorios no peninsulares. Los regionalistas quieren analizar «la letra pequeña».

Compartir el artículo

stats