Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares ha perdido más del 10% de su tejido empresarial debido a la covid

La restauración es el sector más deteriorado, con la pérdida de más de uno de cada cinco negocios

El tejido empresarial balear está pagando una factura muy alta debido a la crisis generada por el coronavirus, según se desprende de los datos facilitados por la Tesorería General de la Seguridad Social. Las islas cerraron el pasado mes de marzo con 37.872 negocios de alta en el Régimen General, por debajo de los 39.223 del mismo mes de 2020, cuando se declaró el estado de alarma, pero con una caída del 11,7% en relación a ese mismo mes de 2019, cuando había 42.919 y la economía de las islas se encontraba en una fase normal e inmersa en un año de fuerte actividad económica. Esa pérdida de una de cada diez empresas en dos años queda minimizada si se pone la lupa sobre el sector de la restauración, el más afectado por las restricciones a causa del constante cierre de sus interiores. En este caso, la desaparición alcanza a una de cada cinco empresas registradas hace dos ejercicios.

La duda que genera estos datos es cuántas de estas empresas se encuentran en hibernación, es decir, están a la espera para reabrir en el momento en que se active la temporada turística, y cuántas pueden darse ya por permanentemente desaparecidas.

La declaración del estado de alarma ya provocó en marzo del pasado año una pérdida de tejido empresarial, tanto en relación al mes anterior como respecto al mismo periodo de 2019. Pero las cifras de 2021 son todavía peores con una sola excepción: la construcción.

Así, este pasado marzo se contabilizaron 28.919 empresas de servicios (las más vinculadas al turismo) frente a las 30.379 del mismo mes de 2020; la industria se ha situado con 2.672, por debajo de las 2.772 del pasado ejercicio; y el sector primario se ha colocado con 178 cuando doce meses atrás eran 180. Pero la construcción ha sumado este año 6.110, cuando en marzo de 2020 habían sido 5.893. Si la comparación se hace en relación a 2019, en un momento de plena normalidad, la caída es mucho más grave, y en este caso afecta también al sector del ladrillo.

Pero dentro del sector servicios, la situación de la restauración aparece entre las más graves. El pasado mes de marzo se cerró con 4.444 empresas de este tipo de alta en el Régimen General, cuando en ese mismo mes de 2020 habían sido 4.886. La pérdida es mucho más acentuada si se pone la mirada sobre el dato de 2019, cuando había 5.702 de estos negocios registrados. El desplome en dos años se cifra así en el 22% antes mencionado.

Compartir el artículo

stats