El grupo municipal de Podemos critica la gestión del PSOE sobre la Policía Local después de saber que el cuartel de Sant Ferran acogió una fiesta ilegal a la que acudieron agentes “condenados por coacciones y denuncia falsa” y “llamados por el Supremo para entrar a prisión y que sin ningún tipo de problemas han podido acceder al cuartel de policía del que están expulsados”. Ante estos hechos, que investiga Cort, los regidores podemitas Sonia Vivas y Rodrigo Romero exigen reunirse con el grupo socialista para tratar este asunto.

“Desde el grupo municipal Unidas Podemos lamentamos profundamente tener que decir que ya advertimos que esto pasaría”, sostienen en el comunicado los portavoces de Podemos Palma, Sonia Vivas y Rodrigo Romero.

“Hoy, una vez más, tenemos que ver como los policías condenados y los sospechosos de corrupción hacen un pulso para demostrar que el cuartel de san Fernando les pertenece. Secuestrando así a todos los honrados y honestos que sufren con sus acciones y manchando el buen nombre de la Institución”, han añadido sobre la fiesta que tuvo lugar de noche, incumpliendo el toque de queda y con la asistencia de una veintena de personas.

Vivas y Romero critican que la regidora de Seguridad Ciudadana, la socialista Joana María Adrover, “nunca se ha dejado aconsejar por personas de esta formación que conocen en profundidad la problemática de policía y desde Unidas Podemos lamentamos que se haya entendido como injerencia lo que siempre ha sido disponibilidad para una mejor gestión de un colectivo”. Las críticas a la gestión socialista en este área van más allá y los portavoces de Podemos afirman que el PSOE "nunca ha querido compartir su política de readmisiones y se ha limitado a ir por detrás usando las Juntas de Gobierno para colar las decisiones de Joana María de manera descuidera y torticeramente".

Ante estas críticas, el alcalde de Palma, José Hila, ha respondido que el Ayuntamiento dispone de diferentes órganos de participación para que cada grupo pueda tener su espacio y que "nadie se puede sentir excluido". Además, ha asegurado que él nunca ha rechazado una reunión con ningún concejal".