Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coronavirus en Baleares: El Govern da por enterrado su semáforo covid para desescalar

La consellera de Salud insiste en que el interior de la restauración es de «alto riesgo» y que el sistema de niveles «no sirve» para quitar restricciones uArmengol lo justifica en la cepa británica

Semáforo covid

Semáforo covid

El Govern da por enterrado su semáforo covid para la desescalada. Después de que el sector de la restauración haya estado exigiendo estos días la apertura de sus interiores en aplicación al propio sistema de niveles de alerta establecido el pasado mes de noviembre, la presidenta Francina Armengol y la consellera de Salud, Patricia Gómez, defendieron ayer que «no sirve» para quitar las restricciones. «Hicimos un semáforo de medidas para escalar, pero ya dijimos que para desescalar no sirve», despachó la consellera.

Pese a las reticencias de los asesores científicos del Govern, el semáforo covid fue presentado el pasado mes de noviembre con cinco niveles de alerta, en cada uno de los cuales se aplicaban diferentes restricciones. Según ese semáforo, en el nivel dos en el que se situaría por su actual incidencia Mallorca, el toque de queda debería empezar a medianoche, los interiores de los bares estar abiertos con mesas de seis, las terrazas con grupos de diez y las reuniones sociales y familiares en exteriores también ser de diez.

Sin embargo, después de haber ido modificándolo sobre la marcha desde la primera semana y tal y como ya había avisado el portavoz del comité de gestión de la pandemia, el doctor Javier Arranz, tanto la presidenta Armengol como la consellera Gómez defendieron ayer en el Parlament que el semáforo servía para poner restricciones, pero no para quitarlas.

La consellera Gómez se pronunció al respecto en respuesta a una pregunta del diputado de Vox, Sergio Rodríguez, que le preguntó si «los científicos que avalan el cierre son los mismos que hicieron el catálogo de niveles de alerta» y si el semáforo «se mantiene o es papel mojado». «Hicimos un semáforo de medidas para escalar, pero ya dijimos que para desescalar no sirve», respondió la consellera de Salud, señalando que «el conocimiento sobre el virus en un año ha cambiado». 

«Le puedo pasar informes de publicaciones científicas de alto nivel que dicen que los interiores de los bares son de alto riesgo porque no se puede estar todo el tiempo con mascarilla ni mantener la distancia de seguridad», justificó por contra la consellera, que defendió que «antes de tener pacientes en la UCI o un exceso de mortalidad del 270% como otras comunidades [en alusión a Madrid], prefiero proteger a los ciudadanos», concluyó la consellera.

«Sus criterios cambian»

«No es cierto lo que ha dicho la consellera, que era un sistema sólo para la escalada, usted misma lo anunció como un sistema para determinar las medidas de protección en cada momento en función del riesgo sanitario», replicó la portavoz de Ciudadanos, Patricia Guasp, que denunció que el semáforo «duró un mes y no han sabido explicar por qué ya no sirve». «Sus criterios han ido cambiando», censuró la líder de Cs, que anunció que su partido pedirá las actas y los informes técnicos de las reuniones del comité científico que asesora al Govern.

En su respuesta, la presidenta del Govern explicó que fue la aparición de la variante británica -que hoy ya representa la práctica totalidad de los casos del virus en las islas- lo que obligó en diciembre a cambiar la estrategia: «la variante británica es lo que lleva a la comunidad científica a aconsejar desde el sentido común y se puede leer todos los estudios alrededor del mundo, a ser mucho más rigurosos y contenidos con la desescalada, porque es una variante que contagia siete veces y por eso tuvimos la situación que tuvimos en Eivissa, que pasamos de una incidencia de 50 a 2.000, que supuso ingresos, muertos y llevar enfermos de Can Misses a Son Espases. A partir de ahí acordamos hacer una desescalada lenta para salvar vidas y salvar la economía».

«Alemania solo deja viajar a Balears, Murcia y Valencia»

El conseller de Economía y Turismo del Govern, Iago Negueruela, respondió ayer a las críticas de la oposición por el riesgo que supone para la temporada turística el bajo nivel de vacunación, que mientras en estos momentos, debido a la elevada incidencia del virus, Alemania no permite viajar a destinos competidores como Croacia o Turquía, así como a otras comunidades españolas, sÍ permite volar hasta Balears. «Si aquí se puede venir es por el control epidemiológico que ustedes cuestionan», defendió el conseller ayer en el Parlament La diputada del PP, Salomé Cabrera, le instó a pedir más vacunas y contrapuso con la situación de islas italianas donde se está acelerando la vacunación. Negueruela desligó esa vacunación al turismo, sino por una cuestión logística: «Y si suma todas las plazas de las islas que están siendo vacunadas, verán que no es un competidor de Balears», argumentó el conseller. 

Compartir el artículo

stats