Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otros dos policías del ‘Caso Cursach’ rechazan haber guiado a testigos

El exsubinspector de Blanqueo insiste en que alertó de sus dudas sobre los testimonios

La exagente de Blanqueo, a su salida del TSJB, y el subinspector del grupo, antes de declarar.

La exagente de Blanqueo, a su salida del TSJB, y el subinspector del grupo, antes de declarar.

Otros dos miembros del grupo de blanqueo de la Policía Nacional que participaron en la investigación del ‘Caso Cursach’ negaron ayer haber manipulado a testigos en su comparecencia como investigados en el Tribunal Superior de Justicia de Balears (TSJB). Ambos rechazaron, como ya hicieron el jueves sus otros dos compañeros acusados, que se guiaran las declaraciones o se indicara a quién debían incriminar. Uno de los agentes insistió en que algunos relatos no le parecieron creíbles e informó de ello a sus superiores en la Policía, pero defendió la limpieza de las pesquisas.

Con estos dos interrogatorios se cierra la nueva ronda de declaraciones de la investigación sobre las presuntas irregularidades en las pesquisas de la macrocausa de corrupción policial, empresarial y política, reabierta por orden de la sala de lo civil y penal del TSJB. Tanto el juez Manuel Penalva como los cuatro agentes del grupo de Blanqueo han comparecido por segunda vez esta semana en calidad de investigados y han vuelto a negar que se cometieran irregularidades.

Los dos policías que declararon ayer lo hicieron durante algo más de media hora. La primera fue una agente que participó en buena parte de las pesquisas antes de trasladarse a Madrid y negó en todo momento haber manipulado a los testigos, como ‘El Ico’ o ‘La Madame’ para que acusaran a determinadas personas en sus declaraciones.

En el mismo sentido, el subinspector del grupo de Blanqueo rechazó haber adulterado los testimonios, pero como ya hizo en su anterior comparecencia señaló que muchos le parecieron poco creíbles y descargó la responsabilidad sobre la toma de decisiones en base a las acusaciones en el juez Penalva y el fiscal Subirán. Insistió en que llegó a informar a sus superiores en la Jefatura acerca de sus dudas. También sostuvo que en la investigación del ‘Caso Cursach’ se realizaron actuaciones «poco ortodoxas», pero rechazó haber cometido actos ilegales.

Las acusaciones particulares han solicitado al juez que instruye la causa que se practiquen nuevas pruebas para aclarar si los testigos fueron presionados o manipulados. También estudian solicitar la comparecencia de la médica forense que ha considerado que el exfiscal Subirán no está en condiciones de declarar, petición que según fuentes conocedoras del caso no se ha formalizado todavía.

El magistrado Carlos Gómez debe decidir ahora si cierra de nuevo la causa o realiza más diligencias.

Compartir el artículo

stats