El portavoz del comité de enfermedades infecciosas, Javier Arranz, emplazó ayer a esperar a final de esta semana para confirmar que, si los nuevos contagios siguen con la contención de los últimos días, la movilidad de esta Semana Santa no ha provocado la llegada de la tan temida cuarta ola.

Arranz aseguró que la incidencia de la covid-19 se mantiene «estable» en Balears y que su incidencia es de 59,7 casos por 100.000 habitantes a 14 días (32,9 casos por 100.000 personas a 7 días). Por islas, en Mallorca, la IA14 es de 56,8, en Menorca de 24,6, en Eivissa de 39,2 y en Formentera 74,3, añadió.

Arranz detalló que la incidencia es distinta en función de las franjas de edad de la población, de manera que se ha detectado que en las personas de 16 a 29 años es de 100 casos por 100.000 en los últimos 14 días; y en mayores de 65 años es de 45 casos por 100.000, de manera que «no afecta de forma igual» y probablemente refleja en parte el efecto de la vacunación en mayores.

Por último, el portavoz oficial de esta pandemia descartó que se estén notificando menos positivos como consecuencia de que el virus esté afectando ahora mayoritariamente a personas jóvenes que pasan la covid asintomáticas o levemente afectadas. «Si esto fuera así, al cabo del tiempo tendríamos más casos con síntomas y más ingresos hospitalarios», diferenció.