Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las clases acomodadas de Baleares se muestran más confiadas en la recuperación

El análisis subraya la incertidumbre y el clima de crispación

Manifestación del sector de la hostelería en Palma.

Cuáles son las preocupaciones de los ciudadanos de Balears según la clase social a la que pertenecen, cómo perciben el futuro socioeconómico de España y Balears, cómo valoran la actuación del Gobierno y del Govern en la gestión de la crisis sanitaria y qué nivel de confianza tiene la población sobre su futuro inmediato son algunas de las cuestiones que aborda el último número de los Quaderns Gadeso, serie que regresa en el inicio de la era pospandemia.

En su análisis, a partir de 600 entrevistas, realizadas entre marzo y abril del presente año, se señala que las clases más acomodadas (alta y media-alta) se muestran «significativamente más confiadas» en la recuperación que las más desfavorecidas (baja y media-baja), pese a lo cual «no se observa un estallido de confianza» y la gente tiende a comportarse de modo cauteloso a la hora de pronunciarse sobre la recuperación.

El estudio pone de manifiesto que las medidas tomadas por el Gobierno central, muy cuestionadas por algunas comunidades autónomas, han generado un clima de crispación que se ha trasladado a la ciudadanía. «La clase social es a menudo un elemento capital en el posicionamiento ideológico de la ciudadanía, pese a la aparición de ideologías con un carácter más transversal, especialmente el populismo ultra de Vox».

La situación actual es vista como "preocupante o mala" por parte de los más desfavorecidos

decoration

«Parece que la decisión de establecer el estado de alarma durante seis meses no ha sido del todo bien recibida por la ciudadanía, especialmente por aquellas personas a las cuales les ha afectado de manera más directa, es decir, los trabajadores y trabajadoras de la hostelería y el comercio. En este sentido, el descontento hacia el Govern ha aumentado ligeramente respecto a junio pasado en todas las clases sociales y la actuación de la oposición se ha visto mejor valorada que en aquel momento», subraya el informe de la Fundació Gadeso.

Balears teme una recuperación lenta, según se desprende de la consulta. A pesar del inicio de la vacunación y la incipiente llegada de turistas a esta comunidad, la situación actual es vista como «preocupante o mala» por parte de las clases más desfavorecidas y con más optimismo por los mejor situados.

La percepción de todas las clases sociales hacia el futuro socioeconómico a medio plazo es de «mucha cautela» y la lentitud en la vacunación y los continuos repuntes en la incidencia de la covid-19 provocan que la ciudadanía isleña «no se muestre ligeramente desconfiada en relación a que la temporada turística 2021 pueda suponer un punto de inflexión en la crisis y el inicio de la tan deseada y necesaria recuperación».

Temor a una vuelta a los peores momentos

Aunque se aprecia un cierto optimismo entre la ciudadanía por su situación personal y familiar a medio plazo, las malas perspectivas y la desconfianza están aún instaladas en nuestro tejido social, especialmente entre las clases más desfavorecidas, señala Gadeso. En su análisis se indica que a pesar de que Balears comienza a ver luz al final del túnel y que, «aunque de manera muy ligera, se empieza a apreciar una cierta recuperación», el temor a un regreso a los peores momentos de la pandemia, la situación de incertidumbre en los mercados emisores y la incertidumbre que esto genera, «provocan que la ciudadanía aún vea con mucha desconfianza la recuperación de nuestra economía y, en consecuencia, la mejora de su situación personal y familiar». Quaderns Gadeso concluye su estudio recordando que es «responsabilidad de todos, ciudadanía, empresarios y turistas», no dar pasos atrás.

Compartir el artículo

stats