Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ports-IB veta el uso del muelle de la Dragonera y anula un permiso del Consell para llevar visitantes

La institución insular, gestora del parque natural, autoriza a una empresa el traslado a la isla de pequeños grupos de personas en temporada baja y Puertos le niega el amarradero alegando que el plazo ha expirado

Vista panorámica del Parque Natural de la Dragonera desde el litoral del municipio de Andratx.

Ports-IB, entidad que gestiona el pequeño amarradero de la Dragonera, ha anulado de hecho la autorización que el pasado 26 de febrero aprobó el Consell de Mallorca para trasladar pequeños grupos de visitantes a la isla durante la temporada baja, según consta en la resolución del 16 de marzo a la que ha tenido acceso este diario.

El 9 de marzo, la institución insular, gestora del parque natural, acogiéndose a la normativa del Plan Rector de Uso y Gestión de la reserva natural, concedió permiso a la empresa Carlo Mar Charter Nàutic S.L, con embarcación en el Port d’Andratx, para trasladar pequeños grupos de diez visitantes a la isla entre el 15 de marzo y el 31 de mayo de 2021. Y también entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre del mismo año, con una frecuencia de dos desembarcos diarios entre las 10.00 y las 14.00 horas. En temporada baja ninguna empresa presta actualmente este servicio de forma regular durante ambos periodos.

La máxima autoridad en la gestión del parque natural concedió la autorización a la empresa mallorquina con una serie de condiciones. El pago de las tasas de desembarque y de entrada de cada uno de los visitantes; la posibilidad de interrumpir el servicio por mal tiempo o necesidades del parque; el respeto a las condiciones del Plan de Bioseguridad de la isla; la obligación de utilizar los servicios de la embarcación y no los del parque; la prohibición del realizar cualquier tipo de vertido o limpieza de la cubierta en el atraque de Cala Lledó y la obligación de atender las indicaciones del personal de la reserva.

La autorización a la empresa Carlo Mar Charter Nàutic entró en Ports-IB el mismo 9 de marzo para solicitar el permiso de amarre preceptivo, que gestiona la entidad del Govern dependiente de la conselleria de Movilidad y Vivienda, que la denegó en solo siete días. El motivo, haber llegado fuera de plazo, más tarde del 31 de enero, cuando en esa fecha la solicitud, presentada al Consell en septiembre de 2020, todavía estaba en curso y no era posible solicitar la autorización secundaria sin el aval del Consell.

El año pasado, la misma empresa Carlo Mar Chàrter Náutic S.L prestó el servicio del 15 al 31 de octubre y del 1 de noviembre al 31 de diciembre. Y lo hizo con autorización del Consell de Mallorca y también de Ports-IB. Y se resolvió en ese momento sin exigir el organismo del Govern el cumplimiento del plazo que ahora alega, el general para cumplir un servicio turístico u obtener un permiso de amarre en cualquier puerto de Balears de la red del Govern.

Cala Lledó

Cala Lledó El pequeño puerto de la discordia | DM

El pequeño embarcadero de Cala Lledó es el único punto de desembarco por el que los visitantes que desean conocer la Dragonera pueden llegar al parque natural. Aunque la gestión de la reserva corresponde al Consell de Mallorca, el amarre es competencia del organismo del Govern Ports-IB. En la actualidad, solo una empresa transporta visitantes, Cruceros Margarita, pero no lo hace durante toda la temporada baja. El año pasado interrumpió el servicio el 9 de octubre.

Segundo intento

El propietario de la empresa Carlo Mar presentó recurso de alzada contra la resolución de Ports-IB. Y el organismo del Govern la volvió a rechazar el 23 de marzo, recordando que en 2020 la autorización que le fue concedida se debió al «carácter excepcional motivado por las circunstancias de la pandemia» y a una serie de necesidades del parque expresadas por el Consell. El recurrente no entiende que en 2021 la entidad portuaria considere extinguidas las circunstancias excepcionales de la pandemia. Pero el organismo finiquita la vía administrativa.

Compartir el artículo

stats