Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra | Jaume Carot: «Había cosas en las que no estaba de acuerdo con Huguet»

Jaume Carot (Tortosa, 1960) llegó a Mallorca, «que no había pisado nunca», como licenciado en Físicas. Hoy es catedrático de Física Teórica de la UIB, ha sido vicerrector con Montserrat Casas y Llorenç Huguet y aspira a rector en las elecciones de mayo, frente a Carmen Orte

Jaume Carot, catedrático de Física Teórica, doble vicerrector con Casas y Huguet, candidato a rector de la UIB

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Por qué habría de ser usted rector?»

Porque es posible transformar la UIB en la mejor versión de sí misma, y sé cómo podemos hacerlo.

¿No tenemos la mejor Universitat posible?

Es buena, sí, pero podría ser mejor.

Si desapareciera la UIB, Mallorca ni lo notaría.

Es falso, y me gustaría contribuir a desmontar esa idea.

¿Qué argumentario utilizará para neutralizar su papel en el ‘caso Minerval’?

Ninguno. Me referiré simplemente a que acabó en archivo judicial y a que hice lo que debía.

La venta acabó con una multa de 600 mil euros.

Es una sanción administrativa recurrida, y el comportamiento de una persona no es extrapolable a la institución a la que pertenece. La UIB hizo en todo momento lo que podía hacer, hoy reaccionaríamos más rápidamente.

¿Dimitió de vicerrector por el ‘caso Minerval’?

No, dimití para tomar distancias del actual equipo y pensar seriamente en mi candidatura a rector.

¿Estaba disconforme con el actual equipo?

Había cosas en las que estaba y otras en las que no estaba de acuerdo.

No se puede ser de Casas y de Huguet a la vez.

Se puede ser de Jaume Carot, que ha tenido dos maestros. Montserrat Casas me preguntó, «¿tu personalidad es incompatible con formar parte de mi equipo?» Nos quisimos mucho y me nombró su sustituto reglamentario al inicio de su enfermedad. Después me alineé con Huguet, convencido.

Usted confiaba en ser candidato único.

No, me extrañaba mucho que no saliera alguien más, no es bueno que la UIB tenga un solo candidato.

Pero ahora puede perder.

Me he arriesgado muchas veces y lo tengo asumido.

Es tradición que los profesores de la UIB prometan su voto a todos los candidatos a rector.

Hay gente que me ha prometido el voto y profesores que sé que no me votarán, ni se lo he pedido. Si salgo rector, intentaré convencerles con mi política. Porque pretendo hacer política, no solo gestionar.

¿Y cuál es su inclinación política?

Claramente progresista, pero sin vínculos con ningún partido político.

¿Dónde estaba usted cuando otro catedrático de la UIB coaccionaba a una profesora de inferior rango?

Cuando ocurrió estaba en la rampa de salida, viajaba mucho y no era un asunto de mi ámbito de competencias. Sin embargo, expresé mi opinión y con este señor también yo había tenido algún problema, no era ajeno. Habría sido más rápido en actuar.

¿Anulará la norma que libera de dar clases a exrectores, exdecanos y extodo?

No me lo he planteado, ya veremos. No es mi principal preocupación.

O sea que la Universitat sigue siendo propiedad privada de los catedráticos.

A lo mejor es tu experiencia cuando estudiabas y cuando yo hacía la tesis, pero no hoy en día. Alícia Sintes fue mi primera estudiante de doctorado, tiene prestigio intelectual, un peso indudable y es titular.

Se enfadó usted porque le cité sin adjuntarle el título de «catedrático».

No me enfadé, pero me hizo gracia que todos los que salían lo eran, y yo no. Es la pragmática textual, leo y me fijo.

¿Qué personalidad o ministro estudió en la UIB?

Tenemos investigadores muy buenos a nivel mundial.

Detrás de Carmen Orte está Martí March, ¿Jaume Sureda está detrás de usted?

Jaume Sureda no está detrás de mí. Esta en la órbita pero no es quien me impulsa, me veo bastante capacitado para autoimpulsarme.

¿Tiene usted carácter?

Sí, pero lo sé controlar. Dominarlo ha sido un aprendizaje.

¿Confía en que el exceso de carácter traicione a Carmen Orte?

Le tendrás que preguntar a ella. Lo importante son las ideas y no sé lo que pretende ella, habla de internacionalización.

¿Se vacunaría con AstraZeneca?

Sí, y tengo ganas de que me vacunen con alguna cosa, porque hemos quedado excluidos.

Compartir el artículo

stats