Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

análisis

El bloque de los 30: el frente contra Sánchez

Con el denominador común de revolverse contra el «maltrato» a Balears, PP, Cs, Més, Més per Menorca y El Pi han articulado en el Parlament una suerte de mayoría alternativa a Armengol

Los portavoces de Més, Ciudadanos, Més per Menorca, El Pi y PP, juntos en la presentación del recurso contra Sánchez. B. Ramon

Con la misma energía que si se tratara de un crossover de Marvel o la Comunidad del Anillo de Tolkien, los últimos meses de la política balear han dejado una alianza tan insólita como ideológicamente heterogénea que ha logrado sumar a PP, Ciudadanos, Més, Més per Menorca y El Pi y que no sólo ha sido capaz de sacar adelante el recurso para llevar a Pedro Sánchez al Constitucional por el incumplimiento del REB, sino que con su bloque de 30 diputados ha articulado la primera mayoría alternativa en seis años a la presidenta Francina Armengol.

Desde el inicio de esta legislatura, el menor margen de la mayoría de izquierdas, la estrategia de Més por marcar perfil propio, la de Més per Menorca por rentabilizar sus dos diputados o el giro de Ciudadanos han propiciado un escenario de geometría variable en el Parlament. Una geometría variable que, salvo de manera accidenta con la derrota en el decreto de reactivación el pasado verano, había aprovechado con habilidad Armengol. En la mejor exhibición del dominio de esa nueva aritmética, la presidenta aprobó sus últimos presupuestos el pasado mes de diciembre con menos votos en contra de los cosechados por José Ramón Bauzá contando con la mayoría absoluta más amplia de la democracia en Baleares, al contar con el apoyo de la izquierda sin fisuras y las abstenciones de Ciudadanos y El Pi.

Sin embargo, la presidenta ha perdido en los últimos meses el control de esa geometría variable, conformándose una mayoría de 30 diputados -los justos para sacar adelante cualquier iniciativa- formada por los 16 del PP, los 5 de Ciudadanos, los 4 de Més, los 3 de El Pi y los 2 de Més per Menorca. Un bloque ideológicamente heterogéneo, pero unido por el hilo conductor del «maltrato» de Pedro Sánchez a Baleares, el denominador común de los temas en los que coincide el bloque de los 30.

Si bien la iniciativa de mayor calado y donde más se visualizó esa alianza fue en el recurso de inconstitucionalidad por el incumplimiento del Régimen Especial (REB), con firma y puesta en escena conjunta incluida y que se ha mantenido cada vez que se ha abordado la cuestión, también se ha repetido en otras iniciativas, como la oposición a las reforma de las herencias en vida planteadas por el Gobierno o la exigencia al ejecutivo central de un plan de ayudas a autónomos de Baleares, por citar las más recientes.

‘Win-win’ para los cinco

El bloque de los 30 ha supuesto un win-win para sus cinco partidos integrantes: el PP ha podido neutralizar la imagen de aislamiento junto a Vox (el partido de extrema derecha ha quedado al margen de esta alianza y junto a PSOE y Podemos); a Ciudadanos le ha permitido tomar distancias de Armengol en un momento en que su acercamiento ya levantaba críticas en sus bases; a Més y Més per Menorca, recordar a sus socios que sin sus seis diputados el Pacto no tiene mayoría; y a El Pi, ganar protagonismo y sacar adelante iniciativas de las que los regionalistas son principales artífices.

Para tranquilidad de Armengol y como han reiterado los propios partidos, esta alianza no puede fructificar más allá del pulso de las islas con el Gobierno. Sin embargo, siempre que un ministro socialista se atreva a toserle a Baleares ya sabe que tendrá en frente la respuesta del bloque de los 30.

Compartir el artículo

stats