Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo lo que tienes que saber antes de hacer planes al aire libre en Mallorca esta Semana Santa

En medio de la polémica suscitada por la publicación en el BOE de los nuevos usos de la mascarilla en la vía pública afrontan los mallorquines la recta final de la Semana Santa. Cinco días festivos marcados en su mayoría por el calor y el buen tiempo que seguro motivarán que muchos decidan planificar su tiempo de ocio al aire libre. El problema es que, como siempre desde hace más de un año, para hacerlo habrá que estar al día de las últimas restricciones COVID implantadas por el Govern de las Islas Baleares y también por el Gobierno. Porque que no haya ni procesiones ni romerías no es lo único que se debe tener en cuenta a la hora de idear los planes hasta el lunes. Estas son las diez claves que debes tener bien claras para disfrutar con seguridad y cumplir las normas sanitarias durante tu tiempo de ocio al descubierto.

Salir a pasear en compañía

Un agradable paseo en pareja o en grupo siempre es una buena manera de desconectar y despejar la cabeza. Pero esta actividad está sujeta a limitaciones. Solo se pueden formar grupos de hasta seis personas de dos grupos distintos de convivencia como máximo y todo el mundo tendrá que estar en casa antes de las 22.00 horas, momento en el que comienza el toque de queda.

Una jornada de bares

Ya sea para desayunar, tomar el aperitivo o comer, las quedadas en los bares y cafeterías están marcadas por el nivel de restricciones. En Mallorca, bares y restaurantes deben cerrarse al público a las 17 horas (hasta medianoche con el servicios de comida a domicilio o para recoger en el local). Las mesas podrán ocuparse por un máximo de 4 si pertenecen a máximo dos núcleos distintos. El interior de la hostelería permanece cerrado al público y en las terrazas se permite el 50% del aforo.

¿Comemos en la terraza de un restaurante o chiringuito?

Los restaurantes y chiringuitos comparten las mismas restricciones que los bares y restaurantes en lo referente a aforos, grupos y horarios. Por lo tanto, si alguno consigue reservar mesa en la terraza de alguno de ellos debe tener en cuenta que debe de ser para un máximo de cuatro personas y que deben levantarse antes de las cinco de la tarde.

Merenderos

Pocas cosas son más típicas que juntarse con la familia o con la pandilla para darse una buena comilona o hacer una torrada. Pero de esta actividad se puede disfrutar con matices. Las reuniones entre no convivientes en domicilios están prohibidas hasta el día 11 de abril, así que si algún conocido tiene una barbacoa en su casa y nos invita a pasar el día, la normativa dice que debemos declinar el ofrecimiento. En cambio, si decidimos trasladar el banquete a un merendero en el monte o parque forestal habilitado para ello, se pueden reunir grupos de hasta seis de dos núcleos no convivientes.

Un día de playa

Los termómetros rozarán por momentos valores más propios del verano, así que más de uno se animará a pasar un rato en la playa o incluso darse un chapuzón. Tras el lío con las mascarillas, ya se sabe que, por lo menos en Semana Santa, no habrá que utilizarla en la playa o aire libre si el grupo de personas reunidas son convivientes o se mantiene la distancia de seguridad de metro y medio. Pero mejor tener la mascarilla a mano. Al margen de esto, los grupos de personas que se pueden tumbar a tomar el sol nunca podrás superar ese tope de seis de dos núcleos no convivientes. Las playas cierran a las 21 horas en Mallorca.

Pachangas deportivas

También hay a quien le gusta aprovechar estos días libres para hacer un poco de deporte. En Mallorca está permitido el deporte individual al aire libre y también la actividad física relacionada con las competiciones federadas. Pero, ¿qué pasa si queremos jugar una pachanga con más gente? Pues podrán hacerlo si son un máximo de seis personas de dos núcleos distintos de convivencia. No más.

Salir a navegar

Esta actividad no está al alcance de cualquiera, pero es inevitable ver como con el buen tiempo quienes tienen algún tipo de embarcación salga a navegar. Pasar una jornada apacible dejándose mecer por las olas es un placer, pero que también debe estar sujeto a las restricciones vigentes, es decir, en el barco solo pueden viajar un máximo de seis personas de dos núcleos distintos de convivencia.

Ir de compras

Estrictamente, no es un plan exclusivo al aire libre, pero también es importante tener presente que en el pequeño comercio cada negocio debe de mantener un aforo límite en su interior del 75%.

Un poco de senderismo

Cada día son más los que se suman a las excursiones. Pero para realizar estos paseos debemos vigilar no juntarnos con más de seis de dos núcleos distintos de convivencia. Aunque si se va solo, en pareja o con los hijos, no pasa nada. Solo queda disfrutar de la naturaleza.

El ocio nocturno sigue vetado

Uno de los mayores damnificados por la pandemia del coronavirus es el sector del ocio nocturno. La imposición del toque de queda de 22.00 a 06.00 horas y la imposibilidad de juntar a grandes grupos de no convivientes, mantienen esta actividad con la persiana bajada desde el pasado verano, cuando pudieron reabrir.

Compartir el artículo

stats